Nicolás Guillén

índice

Guitarra

Canción de cuna

Madrigal

La muralla

Canto negro

Como si San Martín la mano pura

ir al índice general (web actualizada)

         GUITARRA

                                          A Francisco Guillén

     Tendida en la madrugada,

    la firme guitarra espera:

    voz de profunda madera

    desesperada.

     Su clamorosa cintura,

    en la que el pueblo suspira,

    preñada de son, estira

    la carne dura.

     Arde la guitarra sola,

    mientras la luna se acaba;

    arde libre de su esclava

    bata de cola.

     Dejó al borracho en su coche,

    dejó el cabaret sombrío,

    donde se muere de frío,

    noche tras noche,

     y alzó la cabeza fina,

    universal y cubana,

    sin opio, ni mariguana,

    ni cocaína.

     ¡Venga la guitarra vieja,

    nueva otra vez al castigo

    con que la espera el amigo,

    que no la deja!

     Alta siempre, no caída,

    traiga su risa y su llanto,

    clave las uñas de amianto

    sobre la vida.

     Cógela tú, guitarrero,

    límpiale de alcol la boca,

    y en esa guitarra, toca

    tu son entero.

     El son del querer maduro,

    tu son entero;

    el del abierto futuro,

    tu son entero;

    el del pie por sobre el muro,

    tu son entero...

     Cógela tú, guitarrero,

    límpiale de alcol la boca,

    y en esa guitarra, toca

    tu son entero.

     (PULSA AQUÍ PARA LEER OTRO POEMA DE FEDERICO GARCÍA LORCA DEDICADO A LA GUITARRA.Y AQUÍ PARA LEER OTRO DE GERARDO DIEGO)

 

ir al índice

 Canción de cuna para despertar a un negrito

Una paloma
cantando pasa:
—¡Upa, mi negro,
que el sol abrasa!
Ya nadie duerme,
ni está en su casa;
ni el cocodrilo
ni la yaguaza,
ni la culebra,
ni la torcaza...
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa, mi negro,
que el sol abrasa!

Negrazo, venga
con su negraza.
¡Aire con aire,
que el sol abrasa!
Mire la gente,
llamando pasa;
gente en la calle,
gente en la plaza;
ya nadie queda
que esté en su casa...
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa, mi negro
que el sol abrasa!

Negrón, negrito,
ciruela y pasa,
salga y despierte,
que el sol abrasa,
diga despierto
lo que le pasa...
¡Que muera el amo,
muera en la brasa!
Ya nadie duerme,
ni está en su casa:
¡coco, cacao,
cacho, cachaza,
upa, mi negro,
que el sol abrasa!

PULSA AQUÍ PARA ESUCHAR A NICOLÁS GUILLÉN RECITANDO ESTE POEMA

ir al índice

    

    MADRIGAL

    Tu vientre sabe más que tu cabeza

    y tanto como tus muslos.

    Esa

    es la fuerte gracia negra

    de tu cuerpo desnudo.

    Signo de selva el tuyo,

    con tus collares rojos,

    tus brazaletes de oro curvo,

    y ese caimán oscuro

    nadando en el Zambeze de tus ojos.

      *   *   *

     MADRIGAL II

     Sencilla y vertical

    como una caña en el cañaveral.

    Oh retadora del furor

    genital:

    tu andar fabrica para el espasmo gritador

    espuma esquina entre tus muslos de metal.

 

ir al índice

          La muralla

Para hacer esta muralla,
tráiganme todas las manos;
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Ay,
una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte.
- ¡Tun, tun!
- ¿Quién es?
- Una rosa y un clavel...
- ¡Abre la muralla!
- ¡Tun, tun!
- ¿Quién es?
- El sable del coronel...
- ¡Cierra la muralla!
- ¡Tun, tun!
- ¿Quién es?
- La paloma y el laurel...
- ¡Abre la muralla!
- ¡Tun, tun!

- ¿Quién es?
- El alacrán y el ciempiés...
- ¡Cierra la muralla!
Al corazón del amigo,
abre la muralla;
al veneno y al puñal,
cierra la muralla;
al mirto y a la yerbabuena,
abre la muralla;
al diente de la serpiente,
cierra la muralla;
al ruiseñor en la flor,
abre la muralla...
Alcemos una muralla
juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte.

 

ir al índice

CANTO NEGRO

¡Yambambó, yambambé!
Repica el congo solongo,
repica el negro bien negro;
congo solongo del Songo
baila yambó sobre un pie.

Mamatomba,
serembe cuserembá.

El negro canta y se ajuma,
el negro se ajuma y canta,
el negro canta y se va.
Acuememe serembó,
                                      aé
                              yambó,
                                      aé.

Tamba, tamba, tamba, tamba,
tamba del negro que tumba;
tumba del negro, caramba,
caramba, que el negro tumba:
¡yamba, yambó, yambambé
!

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR A NICOLÁS GUILLÉN RECITADO ESTE POEMA

ir al índice

Como si San Martín la mano pura
a Martí familiar tendido hubiera
como si el Plata vegetal viniera
con el Cauto a juntar agua y ternura,
así Guevara, el gaucho de voz dura,
brindó a Fidel su sangre guerrillera
y su ancha mano fue más compañera
cuando fue nuestra noche más oscura.

Huyó la muerte. De su sombra impura,
del puñal, del veneno, de la fiera,
sólo el recuerdo bárbaro perdura.

Hecha de dos un alma brilla entera,
como sin San Martín la mano pura
a Martí familiar tendido hubiera.

 

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS DEDICADOS AL CHE GUEVARA

LEÓN FELIPE

PABLO NERUDA

CELSO EMILIO FERREIRO

VICENTE ALEIXANDRE

GABRIEL CELAYA

JULIO CORTÁZAR

MARIO BENEDETTI

ALFONSO SASTRE

ANTONIO GAMONEDA

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

CARLOS ÁLVAREZ

ir al índice

ir al índice general (web actualizada)