Luis Alberto de Cuenca

índice

Nocturno
La flor blanca
El desayuno
Collige, virgo, rosas
Hammurabi

ir al índice general (web actualizada)

 Nocturno

Apagaste las luces y encendiste la noche.
Cerraste las ventanas y abriste tu vestido.
Olía a flor mojada. Desde un país sin límites
me miraban tus ojos en la sombra infinita.

¿Y a qué olían tus ojos? ¿Qué perfume de oro
y de agua limpia y pura brotaba de tus párpados?
¿Que invisible temblor de cristales de fuego
agitaba la seda lunar de tus pupilas?

Recamaste la almohada con hilos de azabache.
Tejiste sobre el sueño un velo de blancura.
Eras la rosa pálida tiñéndose de rojo,
la rosa del veneno que devuelve la vida.

La blusa, el abanico, una pluma violeta,
el broche con la perla y el diamante en el pecho.
Todo abierto y en paz, transparente y oscuro,
sin dolor, navegando rumbo a tus manos frías.
(
La caja de plata, 1985)

 

Ir al índice

 
               La flor blanca

Entraban en silencio el invitado,
la mujer de su amigo y la flor blanca.
Estaban en silencio. Y el espacio
de su amor era blanco y silencioso,
como la flor que lo representaba.
Y aquel silencio era deseo y culpa,
traición amarga, dulce desafío,
y había en él angustia y esperanza,
y era la plenitud, y el desengaño.
 

(El hacha y la rosa, 1993)

Ir al índice

 
El desayuno
Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».
(
El hacha y la rosa, 1993)

 

Ir al índice


Collige, virgo, rosas

Niña, arranca las rosas, no esperes a mañana.
Córtalas a destajo, desaforadamente,
sin pararte a pensar si son malas o buenas.
Que no quede ni una. Púlele los rosales
que encuentres a tu paso y deja las espinas
para tus compañeras de colegio. Disfruta
de la luz y del oro mientras puedas y rinde
tu belleza a ese dios rechoncho y melancólico
que va por los jardines instilando veneno.
Goza labios y lengua, machácate de gusto
con quien se deje y no permitas que el otoño
te pille con la piel reseca y sin un hombre
(por lo menos) comiéndote las hechuras del alma.
Y que la negra muerte te quite lo bailado.
(
Por fuertes y fronteras, 1996)

PULSA EN CADA AUTOR PARA VER SU TRATAIMENTO DEL CARPE DIEM

GARCILASO DE LA VEGA

QUEVEDO

GÓNGORA

LOPE DE VEGA

SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

FRANCISCO BRINES

JUAN DE  IBARBOUORU

CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE

PULSA AQUÍ PARA VER AL POETA RECITANDO

Ir al índice

Hammurabi

Las chicas como tú se ríen en las barbas
del mismísimo Hammurabi.

«Ojo por ojo y diente por diente»
(lo hizo escribir en Babilonia,
hace cuatro mil años).

Las chicas como tú responden al amor con desdén
y al desdén con amor.
Por fastidiar a Hammurabi.

(Por fuertes y fronteras, 1996)

 

ir al índice general (web actualizada)