índice

Lope de Vega

Cantar de siega
Maya
A una rosa

Al triunfo de Judith

Júpiter y Europa
Desmayarse, atreverse, estar furioso...
Laméntase Manzanares ...
Boscán, tarde llegamos...
Un soneto me manda hacer Violante...
A una calavera
Yo vi sobre dos piedras plateadas
Arte nuevo de hacer comedias

ir al índice general (web actualizada)

CANTAR DE SIEGA

    Blanca me era yo

cuando entré en la siega;

diome el sol y ya soy morena.

Blanca solía yo ser

antes que a segar viniese

mas no quiso el sol que fuese

blanco el fuego en mi poder.

Mi edad al amanecer

era lustrosa azucena;

¡o  diome el sol y ya soy morena!

         (El gran duque de Moscovia )

 

MAYA

   En las mañanicas

del mes de mayo

cantan los ruiseñores,

retumba el campo.

En las mañanicas,

como son frescas,

cubren ruiseñores

las alamedas

Riense las fuentes

tirando perlas

a las florecillas

que están más cerca.

Vístense las plantas

de varias sedas,

que sacar colores

poco les cuesta.

Los campos alegran

tapetes varios,

cantan los ruiseñores

retumba el campo.

          II

   Sale el mayo hermoso

con los frescos vientos

que le ha dado marzo

de céfiros bellos.

Las lluvias de abril

flores le trujeron:

púsose guirnaldas,

en rojos cabellos.

Los que eran amantes

amaron de nuevo

y los que no amaban

a buscarlo fueron.

Y luego que vieron

mañanas de mayo,

cantan los ruiseñores,

retumba el campo.

           (El   robo de Dina)

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON LAS ESTACIONES DEL AÑO:

ANÓNIMO ( POR EL MES ERA DE MAYO)

MELÉNDEZ VALDÉS

ROSALÍA DE CASTRO

RUBÉN DARÍO

UNAMUNO

ANTONIO MACHADO

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

FEDERICO GARCÍA LORCA

JAIME GIL DE BIEDMA

ÁNGEL GONZÁLEZ

VÁZQUEZ MONTALBÁN

FRANCISCO BRINES

ir al índice

A UNA ROSA

¡Con qué artificio tan divino sales
de esa camisa de esmeralda fina,
oh rosa celestial alejandrina,
coronada de granos orientales!

Ya en rubíes te enciendes, ya en corales,
ya tu color a púrpura se inclina
sentada en esa basa peregrina
que forman cinco puntas desiguales.

Bien haya tu divino autor, pues mueves
a su contemplación el pensamiento,
a aun a pensar en nuestros años breves.

Así la verde edad se esparce al viento,
y así las esperanzas son aleves
que tienen en la tierra el fundamento...

LA DIRECCIÓN SIGUIENTE TE PERMITIRÁ ESCUCHAR ESTE POEMA RECITADO POR RAFAEL TAIBO:

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras?portal=0&Ref=9455&audio=0

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER SU TRATAMIENTO DEL CARPE DIEM:

GARCILASO DE LA VEGA

LUIS DE GÓNGORA

FRANCISCO DE QUEVEDO

SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

LUIS ALBERTO DE CUENCA

FRANCISCO BRINES

JUAN DE IBARBOUORU

CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE

ir al índice

Al triunfo de Judit


Cuelga sangriento de la cama al suelo
el hombro diestro del feroz tirano,
que opuesto al muro de Betulia en vano,
despidió contra sí rayos al cielo.

Revuelto con el ansia el rojo velo
del pabellón a la siniestra mano,
descubre el espectáculo inhumano
del tronco horrible, convertido en hielo.

Vertido Baco, el fuerte arnés afea
los vasos y la mesa derribada,
duermen las guardas, que tan mal emplea;

y sobre la muralla coronada
del pueblo de Israel, la casta hebrea
con la cabeza resplandece armada.

PULSA EN ESTE ENLACE PARA ESCUCHAR A RAFAEL TAIBO RECITANDO ESTE POEMA:

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras?portal=0&Ref=9448&audio=0

ir al índice

Jupiter y Europa

Pasando el mar el engañoso toro,

volviendo la cerviz, el pie besaba

de la llorosa ninfa que miraba

perdido de las ropas el decoro.

Entre las aguas y las hebras de oro

ondas el fresco viento levantaba

a quien con los suspiros ayudaba

del mal guardado virginal tesoro.

Cayéronsele a Europa de las faldas

las rosas al decirle el toro amores,

y ella, con el Dolor de sus guirnaldas,

dicen que, lleno el rostro de colores,

en perlas convirtió sus esmeraldas

y dijo: "¡Ay triste yo, ¡ perdí las flores!"

 

ir al índice

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño,
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño,
esto es el amor, quien lo probó, lo sabe.
 

PULSA EN CADA POETA PARA LEER SU TEORÍA AMOROSA:

POESíA ANDALUSÍ

ARCIPRESTE DE HITA

JORGE MANRIQUE

GARCILASO

QUEVEDO

BÉCQUER

RUBÉN  DARÍO

GABRIELA MISTRAL

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

VICENTE ALEIXANDRE

 LUIS CERNUDA

PABLO NERUDA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

RAFAEL MORALES

ANTONIO GAMONEDA
CARLOS ÁLVAREZ

CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE

ir al índice

Laméntase Manzanares de tener tan gran puente

Habla el río

¡Quítenme aquesta puente que me mata,

señores regidores de la villa;

miren que me he quebrado una costilla;

que aunque me viene grande me maltrata!

De bola en bola tanto se dilata,

que no la alcanza a ver mi verde orilla;

mejor es que la lleven a Sevilla,

si cabe en el camino de la Plata.

Pereciendo de sed en el estío,

es falsa la causal y el argumento

de que en las tempestades tengo brío.

Pues yo con la mitad estoy contento,

tráiganle sus mercedes otro río

que le sirva de huésped de aposento.

 

ir al índice

 

_Boscán, tarde llegamos. ¿Hay posada?

_Llamad desde la posta, Garcilaso.

_¿Quién es? _Dos caballeros del Parnaso.

_No hay donde nocturnar palestra armada.

_No entiendo lo que dice la criada.

Madona, ¿qué decís? _Que afecten paso,

que obstenta limbos el mentido ocaso

y el sol depinge la porción rosada.

_¿Estás en ti , mujer? _Negóse al tino

el ambulante huésped. _¡Que en tan poco

tiempo tal lengua entre cristianos haya!

Boscán, perdido habemos el camino;

preguntad por Castilla, que estoy loco

o no habemos salido de Vizcaya.

PULSA AQUÍ PARA VER LOS ATAQUES DE GÓNGORA A LOPE DE VEGA.

ir al índice

De la obra de teatro La niña de plata.

Un soneto me manda hacer Violante,

que en mi vida me he visto en tal aprieto;

 catorce versos dicen que es soneto:

burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante

y estoy a la mitad de otro cuarteto;

mas si me veo en el primer terceto

no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando

y parece que entré con pie derecho,

 pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho

que voy los trece versos acabando;

contad si son catorce, y está hecho.

PULSA AQUÍ PARA LEER UN SONETO SIMILAR DE BALTASAR DE ALCÁZAR

Y AQUÍ PARA LEER LA RECREACIÓN DEL POETA CONTEMPORÁNEO CARLOS ÁLVAREZ

 

ir al índice

A una calavera.

Esta cabeza, cuando viva, tuvo

sobre la arquitectura destos huesos

 carne y cabellos, por quien fueron presos

los ojos que, mirándola, detuvo.

Aquí la rosa de la boca estuvo,

marchita ya con tan helados besos;

aquí los ojos de esmeralda impresos,

color que tantas almas entretuvo.

Aquí la estimativa que tenía

el principio de todo movimiento,

aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!

Donde tan alta presunción vivía,

desprecian los gusanos aposento.

  PULSA EN CADA UNO DE LOS AUTORES PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON LA MUERTE:

JORGE MANRIQUE

ROMANCES

FRANCISCO DE QUEVEDO

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

ROSALÍA DE CASTRO

RUBÉN DARÍO

GABRIELA MISTRAL

ANTONIO MACHADO

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ

PABLO NERUDA

LUIS CERNUDA

GABRIEL CELAYA

ÁNGEL GONZÁLEZ

CARLOS ÁLVAREZ

LUIS GARCÍA MONTERO

LUIS ANTONIO DE VILLENA

 

ir al índice

.

Yo vi sobre dos piedras plateadas

dos columnas gentiles sostenidas,

de vidrio azul cubiertas, y cogidas

en un cendal pajizo y dos lazadas.

Turbéme y dije: ¡Oh prendas reservadas

a Hércules que os tiene merecidas,

si como de mi alma sois queridas

os viera de mis brazos levantadas!

Tanto sobre mis hombros os llevara,

que en otro mundo, que ninguno viera

fijara del Plus Ultra los trofeos.

O fuera yo Sansón, que os derribara,

porque cayendo vuestro templo diera

ivda a mi muerte y muerte a mis deseos

 

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS DE TEMA SEXUAL:

POETA ANDALUSÍ (IBN JAFAYA)

FRANCISCO DE ALDANA

LUIS DE GÓNGORA

FRANCISCO DE MEDRANO

FRANCISCO DE QUEVEDO

ANÓNIMO (SIGLO XVII)

SAMANIEGO

RUBÉN DARÍO

GARCÍA LORCA

MIGUEL HERNÁNDEZ

PABLO NERUDA

MARIO BENEDETTI

CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE

 

ir al índice

 

Arte nuevo de hacer comedias (fragmentos)

Mas porque, en fin, hallé que las comedias

estaban en España en aquel tiempo,

no como sus primeros inventores

pensaron que en el mundo se escribieran,

mas como las trataron muchos bárbaros,

que enseñaron el vulgo a sus rudezas;

y así se introdujeron de tal modo,

que quien con arte ahora las escribe,

muere sin fama y galardón; que puede

entre los que carecen de su lumbre,

más que razón y fuerza, la costumbre.

Verdad es que yo he escrito algunas veces

siguiendo el arte que conocen pocos;

mas luego que salir por otra parte

veo los monstruos de apariencia llenos,

adonde acude el vulgo y las mujeres,

que este triste ejercicio canonizan,

a aquel hábito bárbaro me vuelvo;

y cuando he de escribir una comedia

encierro los preceptos con seis llaves;

saco a Terencio y Plauto de mi estudio,

para que no me den voces; que suele

dar gritos la verdad en libros mudos;

y escribo por el arte que inventaron

los que el vulgar aplauso pretendieron;

porque, como las paga el vulgo, es justo

hablarle en necio para darle gusto.

Ya tiene la comedia verdadera

su fin propuesto, como todo género

de poema o poesía, y éste ha sido

imitar las acciones de los hombres

y pintar de aquel siglo las costumbres.

También cualquiera imitación poética

se hace de tres cosas, que son: plática,

verso dulce, armonía, o sea la música,

que en esto fue común con la tragedia;

sólo diferenciándose en que trata

las acciones humildes y plebeyas,

y la tragedia las reales y altas.

Mirad si hay en las nuestras pocas faltas.

Acto fueron llamadas, porque imitan

las vulgares acciones y negocios.

Lope de Rueda fue en España ejemplo

destos preceptos, y hoy se ven impresas

sus comedias de prosa tan vulgares,

que introducen mecánicos oficios

y el amor de la hija de un herrero;

[...]

Por argumento la tragedia tiene

la historia, y la comedia el fingimiento;

por eso fue llamada planipedia,

del argumento humilde, pues la hacía

sin coturno y teatro el recitante.

Hubo comedias paliatas, mimos.

togatas, atilanas, tabernarias,

que también eran, como agora, varias.

Con ática elegancia los de Atenas

reprendían vicios y costumbres

con las comedias, y a los dos autores

del verso y de la acción daban sus premios.

Elíjase el sujeto, y no se mire

(perdonen los preceptos) si es de reyes,

aunque por esto entiendo que el prudente

Filipo, rey de España y señor nuestro,

en viendo un rey en ellas se enfadaba,

o fuese el ver que el arte contradice,

o que la autoridad real no debe

andar fingida entre la humilde plebe.

[...]

Adviértase que sólo este sujeto

tenga una acción, mirando que la fábula

de ninguna manera sea episódica,

quiero decir, inserta de otras cosas

que del primer intento se desvíen;

ni que della se pueda quitar miembro,

que del contexto no derribe el todo.

No hay que advertir que pase el período

de un sol, aunque es consejo de Aristóteles,

porque ya le perdimos el respeto

cuando mezclamos la sentencia trágica

a la humildad de la bajeza cómica.

Pase en el menos tiempo que se pueda,

si no es cuando el poeta escriba historia,

en que hayan de pasar algunos años,

que esto podrá poner en las distancias

de los actos, o si fuere fuerza

hacer algún camino una figura,

cosa que tanto ofende a quien lo entiende;

pero no vaya a verlas quien se ofende.

[...]

El sujeto elegido escriba en prosa,

y en tres actos de tiempo le reparta,

procurando, si puede, en cada uno

no interrumpir el término del día.

[...]

Dividido en dos partes el asunto,

ponga la conexión desde el principio,

hasta que vaya declinando el paso;

pero la solución no la permita,

hasta que llegue la postrera escena;

porque en sabiendo el vulgo el fin que tiene,

vuelve el rostro a la puerta, y las espaldas

al que esperó tres horas cara a cara;

que no hay más que saber en lo que para.

Quede muy pocas veces el teatro

sin persona que hable, por que el vulgo

en aquellas distancias se inquieta

y gran rato la plática se alarga.

[...]

Si hablare el rey, imite cuanto pueda

la gravedad real; si el viejo hablare,

procure una modestia sentenciosa;

describa los amantes con afectos

que muevan con extremo a quien escucha;

los soliloquios pinte de manera

que se transforme todo el recitante,

y con mudarse a sí mude al oyente.

Pregúntese y respóndase a sí mismo;

y si formare quejas, siempre guarde

el debido decoro a las mujeres.

[...]

En el acto primero ponga el caso,

en el segundo enlace los sucesos,

de suerte que hasta medio del tercero

apenas juzgue nadie en lo que para.

Engañe siempre el gusto, donde vea

que se deja entender alguna cosa

de muy lejos de aquello que promete.

Acomode los versos con prudencia

a los sujetos de que va tratando.

Las décimas son buenas para quejas;

el soneto está bien en los que aguardan;

las relaciones piden los romances,

aunque en octavas lucen por extremo.

Son los tercetos para cosas graves,

y para las de amor las redondillas.

Las figuras retóricas importan,

Como repetición o anadiplosis;

y en el principio de los mismos versos

aquellas relaciones de la anáfora;

las ironías y dubitaciones,

apóstrofes también y exclamaciones.

ir al índice

ir al índice general (web actualizada)