índice

Auschwitz

Como tú...

El hacha

Franco, tuya es la hacienda...

Al Che Guevara

ir al índice general (web actualizada)

Auschwitz

(A todos los judíos del mundo, mis amigos, mis hermanos)

Esos poetas infernales,

Dante, Blake, Rimbaud...

Que hablen más bajo...

¡Que se callen!

Hoy

cualquier habitante de la tierra

sabe mucho más del infierno

que esos tres poetas juntos.

Ya sé que Dante toca muy bien el violín...

¡Oh, el gran virtuoso!...

Pero que no pretenda ahora

con sus tercetos maravillosos

y sus endecasílabos perfectos

asustar a ese niño judío

que está ahí, desgajado de sus padres...

Y solo.

¡Solo!

Aguardando su turno

en los hornos crematorios de Auschwitz.

Dante... tú bajaste a los infiernos

con Virgilio de la mano

(Virgilio, "gran cicerone")

y aquello vuestro de la Divina Comedia

fue un aventura divertida

de música y turismo.

Esto es otra cosa... otra cosa...

¿Cómo te explicaré?

¡Si no tienes imaginación!

Tú... no tienes imaginación,

acuérdate que en tu "Infierno"

no hay un niño siquiera...

Y ese que ves ahí...

Está solo

¡Solo! Sin cicerone...

Esperando que se abran las puertas del infierno

que tú ¡pobre florentino!

No pudiste siquiera imaginar.

Esto es otra cosa... ¿cómo te diré?

¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.

Aquí se rompen las cuerdas de todos

los violines del mundo.

¿Me habéis entendido, poetas infernales?

Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...

¡Hablad más bajo!

¡Tocad más bajo!...¡Chist!...

¡¡Callaos!!

Yo también soy un gran violinista...

Y he tocado en el infierno muchas veces...

Pero ahora aquí...

Rompo mi violín... y me callo.

PULSA EN CADA NOMBRE PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON PRESOS O CONDENADOS:

  ROMANCE ANÓNIMO     CERVANTES    GÓNGORA    TIRSO DE MOLINA     ESPRONCEDA     ROS DE OLANO  JOSÉ MARTÍ  VALLE INCLÁN ANTONIO MACHADO     DIEGO SAN JOSÉ  JORGE GUILLÉN     MIGUEL HERNÁNDEZ    GABRIEL CELAYA

        JOSÉ LUIS GALLEGO  MARCOS ANA   JOSÉ HIERRO  MARÍA BENEYTO 

  ALFONSO SASTRCARLOS ÁLVAREZ  VÁZQUEZ MONTALBÁN      

    LEOPOLDO MARÍA PANERO

índice

COMO TÚ... COMO TÚ...

Así es mi vida,

piedra,

como tú. Como tú,

piedra pequeña;

como tú,

piedra ligera;

como tú,

canto que ruedas

por las calzadas

y por las veredas;

como tú,

guijarro humilde de las carreteras;

como tú,

que en días de tormenta

te hundes

en el cieno de la tierra

y luego

centelleas

bajo los cascos

y bajo las ruedas;

como tú, que no has servido

para ser ni piedra

de una lonja,

ni piedra de una audiencia,

ni piedra de un palacio,

ni piedra de una iglesia;

como tú,

piedra aventurera;

como tú,

que tal vez estás hecha

sólo para una honda,

piedra pequeña

y

ligera...

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA RECITADO POR LEÓN FELIPE

 

índice

EL HACHA

ELEGÍA ESPAÑOLA

A los caballeros del Hacha,

a los cruzados del rencor y el polvo...

a todos los españoles del mundo.

II

¿Por qué habéis dicho todos

que en España hay dos bandos,

si aquí no hay más que polvo?

En España no hay bandos,

en esta tierra no hay bandos,

en esta tierra maldita no hay bandos.

No hay más que un hacha amarilla

que ha afilado el rencor.

Un hacha que cae siempre,

siempre,

siempre,

implacable y sin descanso

sobre cualquier humilde ligazón:

sobre dos plegarias que se funden,

sobre dos herramientas que se enlazan,

sobre dos manos que se estrechan.

La consigna es el corte,

el corte, el corte,

el corte hasta llegar al polvo,

hasta llegar al átomo.

Aquí no hay bandos,

aquí no hay bandos

ni rojos

ni blancos

ni egregios

ni plebeyos...

Aquí no hay más que átomos,

átomos que se muerden.

España,

en esta casa tuya no hay bandos.

Aquí no hay más que polvo,

polvo y un hacha antigua,

indestructible y destructora,

que se volvió y se vuelve

contra tu misma carne

cuando te cercan los raposos.

Vuelan sobre tus torres y tus campos

todos los gavilanes enemigos

y tu hijo blande el hacha

sobre tu propio hermano.

Tu enemigo es tu sangre

y el barro de tu choza.

¡Qué viejo veneno lleva el río

y el viento,

y el pan de la meseta,

que emponzoña la sangre,

alimenta la envidia,

da ley al fratricidio

y asesina el honor y la esperanza!

La voz de tus entrañas

y el grito de tus montes

es lo que dice el hacha:

"Este es el mundo del desgaje,

de la desmembración y la discordia,

de las separaciones enemigas,

de las dicotomías incesables,

el mundo del hachazo...¡mi mundo!,

dejadme trabajar."

Y el hacha cae ciega,

incansable y vengativa

sobre todo lo que se congrega

y se prolonga:

sobre la gavilla

y el manojo,

sobre la espiga

y el racimo,

sobre la flor

y la raíz,

sobre el grano

y la simiente,

y sobre el polvo mismo

del grano y la simiente.
Aquí el hacha es la ley

y la unidad el átomo,

el átomo amarillo y rencoroso.

Y el hacha es la que triunfa.

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS SITUADOS EN LA GUERRA CIVIL

ANTONIO MACHADO

CÉSAR VALLEJO

VICENTE ALEIXANDRE

RAFAEL ALBERTI

MAX AUB

PABLO NERUDA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

MIGUEL HERNÁNDEZ

RAFAEL MORALES

JOSÉ HIERRO

CARLOS ÁLVAREZ

 

índice

Franco, tuya es la hacienda,

la casa,

el caballo

y la pistola.

Mía es la voz antigua de la tierra.

Tú te quedas con todo

y me dejas desnudo y errante por el mundo...

mas yo te dejo mudo... ¡Mudo!

¿Y cómo vas a recoger el trigo

y a alimentar el fuego

si yo me llevo la canción?

 

 

índice

 

AL CHE GUEVARA, MI GRAN AMIGO

Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante; vuelvo al camino con mi adarga al brazo.

     (DEL CHE EN LA ÚLTIMA CARTA A SUS PADRES)

 

Siempre fuiste un condotiero apostólico y evangélico y un niño atleta y valiente que sabías dar el triple salto mortal y caer siempre en tu sitio. Ahora también has caído en tu sitio. Yo sé dónde estás, y ahí mismo te mando un abrazo y estos versos.

 

EL GRAN RELINCHO

               The most beautiful neight of the world

 La gente suele decir, los americanos,

los norte-americanos suelen decir:

León Felipe es un “Don Quijote”,

no tanto, gentlemen, no tanto.

Sostengo al héroe nada más...

y sí, puedo decir...

y me gusta decir:

que yo soy Rocinante.

No soy el héroe

pero le llevo sobre el magro espinazo de mis huesos...

y le oigo respirar...

y he aprendido a respirar como él..

y a injuriar

y a blasfemar

y a maldecir

y a relinchar.

A mí me gusta mucho relinchar.

“¡Oh, hi-de-putas!...estos malos encantadores

que me persiguen.”

 ¿Cómo es aquel relincho, americanos?

Aquel que empieza:

¡¡ Justí-í-í-í.icia !!

Aquí el acento cae sobre la í.

Muy agudo y sostenido

Como un vibrante y estridente cornetín:

¡¡ Justí-í-í-í.icia !!

¡Qué bonito relincho!

A Rocinante le gusta mucho relinchar.

Y a mí también me gusta mucho relinchar.

Tenéis que aprender, americanos.

Venid. Vamos a relinchar ahora,

ahora mismo todos juntos,

desde el Capitolio de Washington...

fuerte, fuerte, FUERTE...

hasta que el relincho llegue a Vietnam

y lo oigan todos los vietnamitas

y a Cuba también

y lo oigan todos los cubanos,

como el cornetín

de la gran victoria universal,

hasta que lo oigan los hombres todos

                   de la tierra

como el cese definitivo de todas las hostilidades

                   del planeta.

 ¡¡ Justí-í-í-í.icia !!

¡Oh  qué hermoso relincho!

 The most beautiful neight of the world

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS DEDICADOS AL CHE GUEVARA

PABLO NERUDA

NICOLÁS GUILLÉN

CELSO EMILIO FERREIRO

VICENTE ALEIXANDRE

GABRIEL CELAYA

JULIO CORTÁZAR

MARIO BENEDETTI

ALFONSO SASTRE

ANTONIO GAMONEDA

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

CARLOS ÁLVAREZ

 

 

 

índice

 

ir al índice general (web actualizada)