índice

José Ángel Valente
A usted le doy una flor

Sólo el amor

El cántaro

Oda a la soledad

Tiempo de héroe

 

ir al índice general (web actualizada)

A usted le doy una flor,
si me permite,
un gato y un micrófono,
un destornillador totalmente en desuso,
una ventana alegre.
Agítelos.
Haga un poema
o cualquier otra cosa.
Léasela al vecino.
Arrójela feliz al sumidero.
Y buenos días,
no vuelva nunca más, salude
a cuantos aún recuerden
que nos vamos pudriendo de impotencia.

 

ir al índice

SOLO EL AMOR

   Cuando el amor es gesto del amor y queda
vacío un signo solo.
Cuando está el leño en el hogar,
mas no la llama viva.
Cuando es el rito más que el hombre.
Cuando acaso empezamos
a repetir palabras que no pueden
conjurar lo perdido.
   Cuando tú y yo estamos frente a frente
y una extensión desierta nos separa.
Cuando la noche cae.
                              Cuando nos damos
desesperadamente a la esperanza
de que solo el amor
abra tus labios a la luz del día.

 

ir al índice

 

EL CÁNTARO

El cántaro que tiene la suprema
realidad de la forma,
creado de la tierra
para que el ojo pueda
contemplar la frescura.
El cántaro que existe conteniendo,
hueco de contener se quebraría
inánime. Su forma
existe solo así,
sonora y respirada.
El hondo cántaro
de clara curvatura,
bella y servil:
el cántaro y el canto.
      

ir al índice

 ODA A LA SOLEDAD

Ah soledad,
Mi vieja y sola compañera,
Salud.
Escúchame tú ahora
Cuando el amor
Como por negra magia de la mano izquierda
Cayó desde su cielo,
Cada vez más radiante, igual que lluvia
De pájaros quemados, apaleado hasta el quebranto, y quebrantaron
Al fin todos sus huesos,
Por una diosa adversa y amarilla
Y tú, oh alma,
Considera o medita cuántas veces
Hemos pecado en vano contra nadie
Y una vez más aquí fuimos juzgados,
Una vez más, oh dios, en el banquillo
De la infidelidad y las irreverencias.
Así pues, considera,
Considérate, oh alma,
Para que un día seas perdonada,
Mientras ahora escuchas impasible
O desasida al cabo
De tu mortal miseria
La caída infinita
De la sonata opus
Ciento veintiséis
De Mozart
Que apaga en tan insólita
Suspensión de los tiempos
La sucesiva imagen de tu culpa
Ah soledad,
Mi soledad amiga, lávame,
como a quien nace, en tus aguas australes
y pueda yo encontrarte,
descender de tu mano,
bajar en esta noche,
en esta noche séptuple del llanto,
los mismos siete círculos que guardan
en el centro del aire
tu recinto sellado.

ir al índice

TIEMPO DE HÉROE

                    Sobre cualquier tierra, ya nuestra.

 

Para que nunca seas

pasto sólo del rito y las palabras

ni caigas nunca de tu inmensa muerte

ni nazcan de ella más que hombres armados,

votivo rompo el verso indigno

de ti y de esta hora.         

 

 

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS DEDICADOS AL CHE GUEVARA

LEÓN FELIPE

PABLO NERUDA

NICOLÁS GUILLÉN

CELSO EMILIO FERREIRO

VICENTE ALEIXANDRE

GABRIEL CELAYA

JULIO CORTÁZAR

MARIO BENEDETTI

ALFONSO SASTRE

ANTONIO GAMONEDA

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

CARLOS ÁLVAREZ

 

ir al índice

ir al índice general (web actualizada)