Jaime Gil de Viedma

 

CONTRA  JAIME GIL DE BIEDMA

¿De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,

dejar atrás un sótano más negro

que mi reputación _y ya es decir_,

poner visillos blancos

y tomar criada,

renunciar a la vida de bohemio,

si vienes luego tú, pelmazo,

embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,

zángano de colmena,  inútil cacaseno,

con tus manos lavadas,

a comer en mi plato y ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares

últimos de la noche, los chulos, las floristas,

y los ascensores de luz amarilla

cuando llegas, borracho,

y te paras a verte en el espejo

la cara destruida,

con ojos todavía violentos

que no quieres cerrar. Y si te increpo

te ríes, me recuerdas al pasado

y dices que envejezco.

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA RECITADO POR SU AUTOR

Ir al inicio

NO VOLVERÉ A SER JOVEN

Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde

_como todos los jóvenes, yo vine

a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería y marcharme entre aplausos

_envejecer, morir, eran tan solo

las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo

y la verdad desagradable asoma:

envejecer, morir,

es el único argumento de la obra.

(Las personas del verbo)

PULSA EN CADA  AUTOR PARA LEER UN POEMA REFERIDO AL PASO DEL TIEMPO    Góngora  Medrano  Quevedo   Jorge Guillén

Dámaso Alonso  Ángel González   Ernestina de Champourcín

Ir al inicio

 
NOCHES DEL MES DE JUNIO
A Luis Cernuda
Alguna vez recuerdo
ciertas noches de junio de aquel año,
casi borrosas, de mi adolescencia
(era en mil novecientos me parece
cuarenta y nueve)
porque en ese mes
sentía siempre una inquietud, una angustia pequeña
lo mismo que el calor que empezaba,
nada más
que la especial sonoridad del aire
y una disposición vagamente afectiva.
Eran las noches incurables
y la calentura.
Las altas horas de estudiante solo
y el libro intempestivo
junto al balcón abierto de par en par (la calle
recién regada desaparecía
abajo, entre el follaje iluminado)
sin un alma que llevar a la boca.
Cuántas veces me acuerdo
de vosotras, lejanas
noches del mes de junio, cuántas veces
me saltaron las lágrimas, las lágrimas
por ser más que un hombre, cuánto quise
morir
o soñé con venderme al diablo,
que nunca me escuchó.
Pero también
la vida nos sujeta porque precisamente
no es como la esperábamos.

 

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON LAS ESTACIONES DEL AÑO:

ANÓNIMO ( POR EL MES ERA DE MAYO)

LOPE DE VEGA

MELÉNDEZ VALDÉS

ROSALÍA DE CASTRO

RUBÉN DARÍO

UNAMUNO

ANTONIO MACHADO

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

FEDERICO GARCÍA LORCA

ÁNGEL GONZÁLEZ

VÁZQUEZ MONTALBÁN

FRANCISCO BRINES


PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA RECITADO POR SU AUTOR

Ir al inicio

ir al índice general (web actualizada)