ir al índice general (web actualizada)

Infante don Juan Manuel

índice

De lo que aconteció a una mujer que decían doña Truhana
Lo que sucedió a un hombre que comía altramuces
Lo que sucedió a un deán de Santiago con Illán, el mago de Toledo
Lo que sucedió a un raposo que se hizo el muerto
Lo que aconteció a un rey con los burladores del paño
De lo que aconteció a un mozo que casó con una muchacha de mal carácter

                                                     Ejemplo VII
              
De lo que aconteció a una mujer que le decían doña Truhana

Otra vez hablaba el conde Lucanor con Patronio en esta guisa:
_Patronio, un hombre me dijo una razón y mostrome la manera cómo podía ser. Y bien os digo que tantas maneras de aprovechamiento hay en ella que, si Dios quiere que se haga así como él me dijo, que sería mucho de pro pues tantas cosas son que nacen las unas de las otras que al cabo es muy gran hecho además.
Y contó a Patronio la manera cómo podría ser. Desde que Patronio entendió aquellas razones, respondió al conde en esta manera:
_Señor conde Lucanor, siempre oí decir que era buen seso atenerse el hombre a las cosas ciertas y no a las vanas esperanzas pues muchas veces a los que se atienen a las esperanzas, les acontece lo que le pasó a doña Truhana.
Y el conde le preguntó como fuera aquello.
_Señor conde -dijo Patronio_, hubo una mujer que tenía nombre doña Truhana y era bastante más pobre que rica; y un día iba al mercado y llevaba una olla de miel en la cabeza. Y yendo por el camino, comenzó a pensar que vendería aquella olla de miel y que compraría una partida de huevos y de aquellos huevos nacerían gallinas y después, de aquellos dineros que valdrían, compraría ovejas, y así
fue comprando de las ganancias que haría, que hallose por más rica que ninguna de sus vecinas.
Y con aquella riqueza que ella pensaba que tenía, estimó cómo casaría sus hijos y sus hijas, y cómo iría acompañada por la calle con yernos y nueras y cómo decían por ella cómo fuera de buena ventura en llegar a tan gran riqueza siendo tan pobre como solía ser.
  Y pensando esto comenzó a reír con gran placer que tenía de su buena fortuna, y riendo dio con la mano en su frente, y entonces cayole la olla de miel en tierra y quebrose. Cuando vio la olla quebrada, comenzó a hacer muy gran duelo, temiendo que había perdido todo lo que cuidaba que tendría si la olla no se le quebrara.
  Y porque puso todo su pensamiento por vana esperanza, no se le hizo al cabo nada de lo que ella esperaba.
  Y vos, señor conde, si queréis que los que os dijeren y lo que vos pensareis sea todo cosa cierta, creed y procurad siempre todas cosas tales que sean convenientes y no esperanzas vanas. Y si las quisiereis probar, guardaos que no aventuréis ni pongáis de los vuestro, cosa de que os sintáis por esperanza de la pro de lo que no sois cierto.

Al conde le agradó lo que Patronio le dijo e hízolo así y hallose bien por ello.
  Y porque a don Juan contentó este ejemplo, hízolo poner en este libro e hizo estos versos
:
                                  
A las cosas ciertas encomendaos
                                 y las vanas esperanzas, dejad de lado
.

Pulsa aquí para ver el tratamiento de este tema en Samaniego y aquí para ver la utilización simbólica del tema por el dramaturgo contemporáneo Antonio Buero Vallejo
 

ir al índice

 Ejemplo X
Lo que sucedió a un hombre que por pobreza y falta de otra cosa comía altramuces
 

Otro día hablaba el conde Lucanor con Patronio, su consejero, de este modo:

_Patronio, bien sé que Dios me ha dado mucho más de lo que me merezco y que en todas las demás cosas sólo tengo motivos para estar muy satisfecho, pero a veces me encuentro tan necesitado de dinero que no me importaría dejar esta vida. Os pido que me deis algún consejo para remediar esta aflicción mía.

_Señor conde Lucanor -dijo Patronio-, para que vos os consoléis cuando os pase esto os convendría saber lo que pasó a dos hombres que fueron muy ricos.

El conde le rogó que lo contara.

_Señor conde -comenzó Patronio-, uno de estos hombres llegó a tal extremo de pobreza que no le quedaba en el mundo nada que comer. Habiéndose esforzado por encontrar algo, no pudo más que encontrar una escudilla de altramuces. Al recordar cuán rico había sido y pensar que ahora estaba hambriento y no tenía más que los altramuces, que son tan amargos y saben tan mal, empezó a llorar, aunque sin dejar de comer los altramuces, por la mucha hambre, y de echar las cáscaras hacia atrás. En medio de esta congoja y este pesar, notó que detrás de él había otra persona y , volviendo la cabeza, vio que un hombre comía las cáscaras de altramuces que él tiraba al suelo. Este era el otro de quien os dije también había sido rico.

Cuando aquello vio el de los altramuces, preguntó al otro por qué comía las cáscaras. Respondiole que, aunque había sido más rico que él, había ahora llegado a tal extremo de pobreza y tenía tanta hambre que se alegraba mucho de encontrar aquellas cáscaras que él arrojaba. Cuando esto oyó el de los altramuces se consoló, viendo que había otro más pobre que él y que tenía menos motivo para serlo. Con este consuelo se esforzó por salir de pobreza, lo consiguió con ayuda de Dios y volvió otra vez a ser rico.

Vos, señor conde Lucanor, debéis saber que, por permisión de Dios, nadie en el mundo lo logra todo. Pero, pues en todas las demás cosas os hace Dios señalada merced y salís con lo que vos queréis, si alguna vez os falta dinero y pasáis estrecheces, no os entristezcáis, sino tened por cierto que otros más ricos y de más elevada condición las estarán pasando y que se tendrían por felices si pudieran dar a sus gentes aunque fuera menos de lo que vos les dais a los vuestros.

Al conde agradó mucho lo que dijo Patronio, se consoló y, esforzándose, logró salir, con ayuda de Dios, de la penuria en que se encontraba. Viendo don Juan que este cuento era bueno, lo hizo poner en este libro y escribió unos versos que dicen:

Por pobreza nunca desmayéis,
 pues otros más pobres que vos veréis.

PULSA AQUÍ PARA VER LA RECREACIÓN QUE HACE CALDERÓN DE LA BARCA EN LA VIDA ES SUEÑO DE ESTA HISTORIA

ir al índice

Ejemplo XI

Lo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo

Otro día hablaba el Conde Lucanor con Patronio y le dijo lo siguiente:

_Patronio, un hombre vino a pedirme que le ayudara en un asunto en que me necesitaba, prometiéndome que él haría por mí cuanto me fuera más provechoso y de mayor honra. Yo le empecé a ayudar en todo lo que pude. Sin haber logrado aún lo que pretendía, pero pensando él que el asunto estaba ya solucionado, le pedí que me ayudara en una cosa que me convenía mucho, pero se excusó. Luego volví a pedirle su ayuda, y nuevamente se negó, con un pretexto; y así hizo en todo lo que le pedí. Pero aún no ha logrado lo que pretendía, ni lo podrá conseguir si yo no le ayudo. Por la confianza que tengo en vos y en vuestra inteligencia, os ruego que me aconsejéis lo que deba hacer.

_Señor conde _dijo Patronio_, para que en este asunto hagáis lo que se debe, mucho me gustaría que supierais lo que ocurrió a un deán de Santiago con don Illán, el mago que vivía en Toledo.

El conde le preguntó lo que había pasado.

_Señor conde -dijo Patronio-, en Santiago había un deán que deseaba aprender el arte de la nigromancia y, como oyó decir que don Illán de Toledo era el que más sabía en aquella época, se marchó a Toledo para aprender con él aquella ciencia. Cuando llegó a Toledo, se dirigió a casa de don Illán, a quien encontró leyendo en una cámara muy apartada. Cuando lo vio entrar en su casa, don Illán lo recibió con mucha cortesía y le dijo que no quería que le contase los motivos de su venida hasta que hubiese comido y, para demostrarle su estima, lo acomodó muy bien, le dio todo lo necesario y le hizo saber que se alegraba mucho con su venida.

»Después de comer, quedaron solos ambos y el deán le explicó la razón de su llegada, rogándole encarecidamente a don Illán que le enseñara aquella ciencia, pues tenía deseos de conocerla a fondo. Don Illán le dijo que si ya era deán y persona muy respetada, podría alcanzar más altas dignidades  en la Iglesia, y que quienes han prosperado mucho, cuando consiguen todo lo que deseaban, suelen olvidar rápidamente los favores que han recibido, por lo que recelaba que, cuando hubiese aprendido con él aquella ciencia, no querría hacer lo que ahora le prometía. Entonces el deán le aseguró que, por mucha dignidad que alcanzara, no haría sino lo que él le mandase.

»Hablando de este y otros temas estuvieron desde que acabaron de comer hasta que se hizo la hora de la cena. Cuando ya se pusieron de acuerdo, dijo el mago al deán que aquella ciencia sólo se podía enseñar en un lugar muy apartado y que por la noche le mostraría dónde había de retirarse hasta que la aprendiera. Luego, cogiéndolo de la mano, lo llevó a una sala y, cuando se quedaron solos, llamó a una criada, a la que pidió que les preparase unas perdices para la cena, pero que no las asara hasta que él se lo mandase.

»Después llamó al deán, se entraron los dos por una escalera de piedra muy bien labrada y tanto bajaron que parecía que el río Tajo tenía que pasar por encima de ellos. Al final de la escalera encontraron una estancia muy amplia, así como un salón muy adornado, donde estaban los libros y la sala de estudio en la que permanecerían. Una vez sentados, y mientras ellos pensaban con qué libros habrían de comenzar, entraron dos hombres por la puerta y dieron al deán una carta de su tío el arzobispo en la que le comunicaba que estaba enfermo y que rápidamente fuese a verlo si deseaba llegar antes de su muerte. Al deán esta noticia le causó gran pesar, no sólo por la grave situación de su tío sino también porque pensó que habría de abandonar aquellos estudios apenas iniciados. Pero decidió no dejarlos tan pronto y envió una carta a su tío, como respuesta a la que había recibido.

»Al cabo de tres o cuatro días, llegaron otros hombres a pie con una carta para el deán en la que se le comunicaba la muerte de su tío el arzobispo y la reunión que estaban celebrando en la catedral para buscarle un sucesor, que todos creían que sería él con la ayuda de Dios; y por esta razón no debía ir a la iglesia, pues sería mejor que lo eligieran arzobispo mientras estaba fuera de la diócesis que no presente en la catedral.

»Y después de siete u ocho días, vinieron dos escuderos muy bien vestidos, con armas y caballos, y cuando llegaron al deán le besaron la mano y le enseñaron las cartas donde le decían que había sido elegido arzobispo. Al enterarse, don Illán se dirigió al nuevo arzobispo y le dijo que agradecía mucho a Dios que le hubieran llegado estas noticias estando en su casa y que, pues Dios le había otorgado tan alta dignidad, le rogaba que concediese su -61- vacante como deán a un hijo suyo. El nuevo arzobispo le pidió a don Illán que le permitiera otorgar el deanazgo a un hermano suyo prometiéndole que daría otro cargo a su hijo. Por eso pidió a don Illán que se fuese con su hijo a Santiago. Don Illán dijo que lo haría así.

»Marcharon, pues, para Santiago, donde los recibieron con mucha pompa y solemnidad. Cuando vivieron allí cierto tiempo, llegaron un día enviados del papa con una carta para el arzobispo en la que le concedía el obispado de Tolosa y le autorizaba, además, a dejar su arzobispado a quien quisiera. Cuando se enteró don Illán, echándole en cara el olvido de sus promesas, le pidió encarecidamente que se lo diese a su hijo, pero el arzobispo le rogó que consintiera en otorgárselo a un tío suyo, hermano de su padre. Don Illán contestó que, aunque era injusto, se sometía a su voluntad con tal de que le prometiera otra dignidad. El arzobispo volvió a prometerle que así sería y le pidió que él y su hijo lo acompañasen a Tolosa.

»Cuando llegaron a Tolosa fueron muy bien recibidos por los condes y por la nobleza de aquella tierra. Pasaron allí dos años, al cabo de los cuales llegaron mensajeros del papa con cartas en las que le nombraba cardenal y le decía que podía dejar el obispado de Tolosa a quien quisiere. Entonces don Illán se dirigió a él y le dijo que, como tantas veces había faltado a sus promesas, ya no debía poner más excusas para dar aquella sede vacante a su hijo. Pero el cardenal le rogó que consintiera en que otro tío suyo, anciano muy honrado y hermano de su madre, fuese el nuevo obispo; y, como él ya era cardenal, le pedía que lo acompañara a Roma, donde bien podría favorecerlo. Don Illán se quejó mucho, pero accedió al ruego del nuevo cardenal y partió con él hacia la corte romana.

»Cuando allí llegaron, fueron muy bien recibidos por los cardenales y por la ciudad entera, donde vivieron mucho tiempo. Pero don Illán seguía rogando casi a diario al cardenal para que diese algún beneficio eclesiástico a su hijo, cosa que el cardenal excusaba.

»Murió el papa y todos los cardenales eligieron como nuevo papa a este cardenal del que os hablo. Entonces, don Illán se dirigió al papa y le dijo que ya no podía poner más excusas para cumplir lo que le había prometido tanto tiempo atrás, contestándole el papa que no le apremiara tanto pues siempre habría tiempo y forma de favorecerle. Don Illán empezó a quejarse con amargura, recordándole también las promesas que le había hecho y que nunca había cumplido, y también le dijo que ya se lo esperaba desde la primera -62- vez que hablaron; y que, pues había alcanzado tan alta dignidad y seguía sin otorgar ningún privilegio, ya no podía esperar de él ninguna merced. El papa, cuando oyó hablar así a don Illán, se enfadó mucho y le contestó que, si seguía insistiendo, le haría encarcelar por hereje y por mago, pues bien sabía él, que era el papa, cómo en Toledo todos le tenían por sabio nigromante y que había practicado la magia durante toda su vida.

»Al ver don Illán qué pobre recompensa recibía del papa, a pesar de cuanto había hecho, se despidió de él, que ni siquiera le quiso dar comida para el camino. Don Illán, entonces, le dijo al papa que, como no tenía nada para comer, habría de echar mano a las perdices que había mandado asar la noche que él llegó, y así llamó a su criada y le mandó que asase las perdices.

»Cuando don Illán dijo esto, se encontró el papa en Toledo, como deán de Santiago, tal y como estaba cuando allí llegó, siendo tan grande su vergüenza que no supo qué decir para disculparse. Don Illán lo miró y le dijo que bien podía marcharse, pues ya había comprobado lo que podía esperar de él, y que daría por mal empleadas las perdices si lo invitase a comer.

»Y vos, señor Conde Lucanor, pues veis que la persona a quien tanto habéis ayudado no os lo agradece, no debéis esforzaros por él ni seguir ayudándole, pues podéis esperar el mismo trato que recibió don Illán de aquel deán de Santiago.

El conde pensó que era este un buen consejo, lo siguió y le fue muy bien.

Y como comprendió don Juan que el cuento era bueno, lo mandó poner en este libro e hizo los versos, que dicen así:

Cuanto más alto suba aquel a quien ayudéis,

menos apoyo os dará cuando lo necesitéis.

ir al índice

Ejemplo XXIX

De lo que le sucedió a un raposo que se echó a la calle y se hizo el muerto.

Otra vez hablaba el conde Lucanor con Patronio, su consejero, y le dijo así:

_Patronio, un pariente mío vive en una tierra donde tiene tanto poder que puede alejar cuantas injurias se le hacen, y los que tienen poder en la tierra querrían encontrar algún pretexto para atacarle. Y este pariente mío dice que es muy doloroso sufrir estas vejaciones. Y porque yo quisiera que él eligiese el camino más acertado, os ruego que me digáis cómo le he de aconsejar.

_Señor conde Lucanor _dijo Patronio_, para que vos le podáis aconsejar en esto, me place que sepáis lo que le sucedió a un raposo que se hizo el muerto.

Y el conde le preguntó cómo fuera aquello.

_Señor conde _dijo Patronio_, un raposo entró en una noche en un corral de gallinas; y estando ocupado con las gallinas, cuando quiso irse se dio cuenta de que ya era de día y las gentes andaban por las calles. Y cuando vio que no se podía esconder, salió rápidamente a la calle y se tendió como si estuviese muerto.

Y cuando la gente lo vio pensó que estaba muerto y ninguno se preocupó de él.

Al cabo de un rato pasó por allí un hombre, y dijo que los cabellos de la frente del raposo eran buenos para ponerlos en la frente de los niños para que no les echen mal de ojo. Y trasquiló con unas tijeras los cabellos de la frente del raposo.

Después vino otro y dijo eso mismo de los cabellos del lomo; y otro de las ijadas. Y tantos fueron los que dijeron cosas semejantes que lo trasquilaron todo. Y por todo esto, nunca se movió el raposo, porque entendía que no le hacía ningún daño perder estos cabellos.

Y después vino otro y dijo que la uña del pulgar del raposo era buena para protegerse de los panadizos, y se la quitó. Y el raposo no se movió.

Poco después vino otro que dijo que el diente del raposo era bueno para el dolor de las muelas, y se lo sacó. Y el raposo no se movió.

Y, al cabo de otro rato, vino otro que dijo que el corazón era bueno para el dolor de costado, y echó a su cuchillo para sacarle el corazón. Y el raposo vio que le querían sacar el corazón y que si se lo sacaban no podrían volver a recobrarlo y perdería la vida, por lo que pensó que era mejor aventurarse a cualquier cosa que le ocurriese antes que perder la vida. Y se aventuró y logró escapar.

Y, vos, señor conde, aconsejad a vuestro pariente que si Dios le echó en tierra donde no puede extrañar lo que hacen, como él querría o como le interesaba en cuanto que las cosas que le hicieren fuesen tales que se puedan sufrir sin gran daño y sin gran mengua, que dé a entender que no se siente de ello y que les dé pasada; pues en cuanto da el hombre a entender que no se tiene por maltrecho de lo que contra él han hecho, no está tan avergonzado; pero desde que da a entender que se tiene por maltrecho de lo que ha recibido, si en adelante no hace todo lo necesario por no mostrarse ofendido, no está tan bien como antes. Y por ello, a las cosas pasajeras, pues no se deben tomar en cuenta, es mejor ignorarlas, pero si llegase el hecho a alguna cosa que suponga gran daño o gran ofensa, entonces no se la deje pasar ni se la sufra, pues es mejor la muerte defendiendo el hombre su derecho y su honra y su estado que vivir pasando en estas cosas mal y deshonrosamente.

Y el conde tuvo éste por buen consejo.

Y don Juan lo hizo escribir en este libro e hizo esto versos que dicen:

Sufre las cosas en cuanto debieres,

Extraña las cosas en cuanto pudieres.

ir al índice

Ejemplo XXXII

De lo que aconteció a un rey con los burladores que hicieron el paño.

Hablaba otra vez el conde Lucanor con Patronio, su consejero, y decíale.

_Patronio, un hombre viene a mí y me dice un hecho muy importante y me da a entender que sería muy beneficioso para mí; pero me dice que no debía saberlo ningún hombre del mundo por mucho que yo me fiase de él; y tanto me insiste en que guarde este secreto hasta que si se lo digo a otro hombre del mundo que toda mi hacienda y aun mi vida estarán en gran peligro. Y porque yo sé que nadie os podría decir algo que no entendierais, aunque se diga bien o por engaño, os ruego que me deis vuestra opinión sobre ello.

_Señor conde Lucanor _dijo Patronio_, para que entendáis lo que más os interesa hacer, pláceme que sepáis lo que aconteció a un rey con tres hombres burladores que vinieron hacia él.

El conde le preguntó cómo fuera aquello.

_Señor conde _dijo Patronio_, tres hombres burladores vinieron a un rey y le dijeron que eran muy buenos maestros de hacer paños, y señaladamente que hacían un paño que todo hombre que fuese hijo de aquel padre que todos decían que era el suyo, que vería el paño; pero que el que no fuese hijo de aquel padre que las gentes decían, que no vería el paño.

Al rey le gustó mucho esto, entendiendo que con aquel paño podría saber qué hombres de su reino eran hijos de aquellos que debían ser sus padres o cuáles no, y de esta manera podría acrecentar mucho su fortuna, pues los moros no heredan cosas de sus padres si no son verdaderamente sus hijos. Y para esto les mandó dar un palacio en que hiciesen aquel paño.

Y ellos dijeron que para que viese que no le querían engañar, que les mandase encerrar en aquel palacio hasta que el paño fuese todo hecho. Esto le gustó mucho al rey. Y una vez que hubieron tomado para hacer el paño mucho oro y plata y seda para hacerlo, entraron en aquel palacio y se encerraron en él.

Y pusieron en marcha sus telares y daban a entender que durante todo el día tejían en el paño. Y al cabo de algunos días, fue uno de ellos a decirle al rey que el paño era comenzado y que era la más hermosa cosa del mundo; y le dijo qué figuras y qué labores habían comenzado a hacer, y que por favor fuese a verlo sin que le acompañase nadie.

Y el rey, queriendo probar aquello antes con otro, envió a un camarero suyo para que lo viese.

Y cuando el camarero vio a los maestros y lo que decían, no se atrevió a decir que no veía nada. Y cuando volvió junto al rey, dijo que había visto el paño. Y después envió a otro y dijo lo mismo. Y una vez que todos los que el rey envió dijeron que habían visto el paño, fue el rey a verlo.

Y cuando entró en el palacio y vio a los maestros que estaban tejiendo y decían: "Esto es tal labor, y esto es tal historia, y esto es tal figura, y esto es tal color", y coincidían todos en lo mismo. Cuando el rey vio que ellos no tejían y decían de qué manera era el paño, y él, que no lo veía y que lo habían visto los demás, se tuvo por muerto, pues pensó que porque no era hijo del rey que él tenía por su padre, por eso no podía ver el paño, y receló que si dijese que no lo veía , perdería el reinado. Y por eso mismo comenzó a alabar mucho el paño y aprendió muy bien la manera como decían aquellos maestros que estaba hecho el paño. Y cuando estuvo en su casa con los demás, comenzó a decir maravillas de lo bueno y hermoso que era el paño. Y explicaba las figuras y las cosas que había en el paño, si tenerlas todas consigo.

Al cabo de dos o tres días, mandó a su alguacil a que fuese a ver aquel paño. Y el rey contó las maravillas y extrañezas que viera en aquel paño. Y el alguacil fue allá.

Y cuando entró vio a los maestros que tejían y decían las figuras y cosas que había en el paño y oyó al rey cómo lo había visto y que él no lo veía, pensó que porque no era hijo de aquel padre que él pensaba que por eso no lo veía, y temió que si se supiese perdería toda su honra. Y por ello comenzó a alabar el paño tanto como el rey o más.

Y cuando volvió el rey y le dijo que viera el paño y que era la más notable y la más apuesta cosa del mundo, el rey se tuvo aún por más desgraciado, pensando que, pues el alguacil veía el paño y él no, que no era hijo del rey que pensaba. Y por ende comenzó a loar más el paño afirmando sus bondades y nobleza y la de los maestros que tal cosa sabían hacer.

Y otro día envió el rey a otro vasallo y sucedió como al rey y los otros ¿Qué os diré más? De esta manera y por este recelo fueron engañados el rey y cuantos fueron allí, pues ninguno osaba decir que no veía el paño.

Y así pasó hasta que llegó el día de una fiesta grande y todos dijeron al rey que vistiese aquellos paños para la fiesta.

Y los maestros los trajeron envueltos en muy buenas sábanas y dieron a entender que desenvolvían el paño y preguntaron al rey qué parte quería que cortasen de aquel paño. Y el rey dijo qué vestidura quería. Y ellos daban a entender que cortaban y que medían el talle que habían de tener las vestiduras y que después las coserían.

Cuando vino el día de la fiesta, vinieron los maestros al rey con sus paños tejidos y cosidos e hiciéronle entender que le vestían y que le arreglaban los paños. Y así lo hicieron hasta que el rey creyó que estaba vestido pues no se atrevía a decir que no veía el paño.

Y una vez que fue vestido tan bien como habéis escuchado, montó a caballo para andar por la villa, viniéndole bien el que fuese verano.

Y cuando las gentes lo vieron venir así y sabían que el que no veía aquel paño que no era hijo de aquel padre que pensaba, cada uno creía que los demás lo veían y él no y que si lo decía estaría perdido y deshonrado. Y por eso nadie se atrevía a decir nada hasta que un negro, encargado de custodiar los caballos del rey, y que sabía que nada podía pasarle, se acercó al rey y le dijo:

_Señor, a mí no me importa que me tengáis o no por hijo de aquel padre que yo digo o de otro cualquiera, y por ello os digo que o yo soy ciego o vais desnudo.

El rey le comenzó a maltratar diciéndole que porque no era hijo de aquel padre que pensaba no veía los paños.

Pero después que el negro dijo esto, otro que lo oyó dijo lo mismo, y así lo fueron diciendo hasta que el rey y todos los otros perdieron el recelo de conocer la verdad y entendieron el engaño que los burladores habían hecho. Y cuando los fueron a buscar no los hallaron, que se habían ido llevándose lo que el rey les había dado por el engaño.

Y vos, señor conde Lucanor, pues aquel hombre dice que ninguno en quienes confiáis debe saber lo que él os dice, estad seguro de que quiere engañaros, pues bien debéis entender que él no tiene ninguna razón para querer más vuestro provecho que los demás que viven con vos y que tienen muchas deudas con vos que tantos beneficios les habéis otorgado.

Y el conde tuvo este consejo por bueno e hízolo así y se encontró satisfecho.

Y viendo don Juan que éste era un buen ejemplo, los hizo escribir en este libro e hizo estos versos que dicen así:

Quien te aconseja ocultarte de tus amigos,

sabe que más te quiere engañar de dos higos

PULSA AQUÍ PARA VER LA VERSIÓN  CERVANTINA DE ESTA HISTORIA y AQUÍ PARA LA RECREACIÓN DE JOSÉ MARÍA MERINO

ir al índice



                                                                               Ejemplo  XXXV
                             De lo que aconteció a un mozo que casó con una muchacha de muy mal  carácter

   Otra vez, hablando el conde Lucanor con Patronio, su consejero, díjole así:
   _Patronio, uno de mis deudos me ha dicho que le están tratando de casar con una mujer muy rica y más noble que él, y que este casamiento le convendría mucho si no fuera porque le aseguran que es la mujer de peor carácter que hay en el mundo. Os ruego que me digáis si he de aconsejarle que se case con ella, conociendo su genio, o si habré de aconsejarle que no lo haga.
   _
Señor conde -respondió Patronio_, si él es capaz de hacer lo que hizo un mancebo moro, aconsejadle que se case con ella; si no lo es, no se lo aconsejéis.
   El conde le rogó que le refiriera qué había hecho aquel moro.
   _
Señor conde_dijoPatronio_  en un pueblo había un hombre honrado que tenía un hijo que era muy bueno, pero que no tenía dinero para vivir como él deseaba. Por ello andaba el mancebo muy preocupado, pues tenía el querer, pero no el poder.
En aquel mismo pueblo había otro vecino más importante y rico que su padre, que tenía una sola hija, que era muy contraria del mozo, pues todo lo que éste tenía de buen carácter, lo tenía ella de malo, por lo que nadie quería casarse con aquel demonio. Aquel mozo tan bueno vino un día a su padre y le dijo que bien sabía que él no era tan rico que pudiera dejarle con qué vivir decentemente, y que, pues tenía que pasar miserias o irse de allí, había pensado, con su beneplácito, buscarse algún partido con que poder salir de pobreza.
   El padre le respondió que le agradaría mucho que pudiera hallar algún partido que le conviniera. Entonces le dijo el mancebo que, si él quería, podría pedirle a aquel honrado vecino su hija. Cuando el padre lo oyó se asombró mucho y le preguntó que cómo se le había ocurrido una cosa así, que no había nadie que la conociera que, por pobre que fuese, se quisiera casar con ella. Pidiole el hijo, como un favor, que le tratara aquel casamiento. Tanto le rogó que, aunque el padre lo encontraba muy raro, le dijo lo haría.
   Fuese en seguida a ver a su vecino, que era muy amigo suyo, y le dijo lo que el mancebo le había pedido, y le rogó que, pues se atrevía a casar con su hija, accediera a ello. Cuando el otro oyó la petición le contestó diciéndole:
   _Por Dios, amigo, que si yo hiciera esto os haría a vos muy flaco servicio, pues vos tenéis un hijo muy bueno y yo cometería una maldad muy grande si permitiera su desgracia o su muerte, pues estoy seguro que si se casa con mi hija, ésta le matará o le hará pasar una vida mucho peor que la muerte. Y no creáis que os digo esto por desairaros, pues si os empeñáis, yo tendré mucho gusto en darla a vuestro hijo o a cualquier otro que la saque de casa.
   El padre del mancebo le dijo que le agradecía mucho lo que le decía y que, pues su hijo quería casarse con ella, le tomaba la palabra.
   Se celebró la boda y llevaron a la novia a casa del marido. Los moros tienen la costumbre de prepararles la cena a los novios, ponerles la mesa y dejarlos solos en su casa hasta el día siguiente.
   Así lo hicieron, pero estaban los padres y parientes de los novios con mucho miedo, temiendo que al otro día le encontrarían a él muerto o malherido.
   En cuanto se quedaron solos en su casa se sentaron a la mesa, mas antes que ella abriera la boca miró el novio alrededor de sí, vio un perro y le dijo muy airadamente:
   -¡Perro, danos agua a las manos!
   El perro no lo hizo. El mancebo comenzó a enfadarse y a decirle aún con más enojo que les diese agua a las manos. El perro no lo hizo.
   Al ver el mancebo que no lo hacía, se levantó de la mesa muy enfadado, sacó la espada y se dirigió al perro. Cuando el perro le vio venir empezó a huir y el mozo a perseguirle, saltando ambos sobre los muebles y el fuego, hasta que lo alcanzó y le cortó la cabeza y las patas y lo hizo pedazos, ensangrentando toda la casa.
   Muy enojado y lleno de sangre se volvió a sentar y miró alrededor. Vio entonces un gato, al cual le dijo que le diese agua a las manos. Como no lo hizo, volvió a decirle:
   -¿Cómo, traidor, no has visto lo que hice con el perro porque no quiso obedecerme? Te aseguro que, si un poco o más conmigo porfías, lo mismo haré contigo que hice con el perro.
   El gato no lo hizo, pues tiene tan poca costumbre de dar agua a las manos como el perro. Viendo que no lo hacía, se levantó el mancebo, lo cogió por las patas, dio con él en la pared y lo hizo pedazos con mucha más rabia que al perro. Muy indignado y con la faz torva se volvió a la mesa y miró a todas partes. La mujer, que le veía hacer esto, creía que estaba loco y no le decía nada.
   Cuando hubo mirado por todas partes vio un caballo que tenía en su casa, que era el único que poseía, y le dijo lleno de furor que le diese agua a las manos. El caballo no lo hizo. Al ver el mancebo que no lo hacía, le dijo al caballo:
   -¿Cómo, don caballo? ¿Pensáis que porque no tengo otro caballo os dejaré hacer lo que queráis? Desengañaos, que si por vuestra mala ventura no hacéis lo que os mando, juro a Dios que os he de dar tan mala muerte como a los otros; y no hay en el mundo nadie que a mí me desobedezca con el que yo no haga otro tanto.
   El caballo se quedó quieto. Cuando vio el mancebo que no le obedecía, se fue a él y le cortó la cabeza y lo hizo pedazos. Al ver la mujer que mataba el caballo, aunque no tenía otro, y que decía que lo mismo haría con todo el que le desobedeciera, comprendió que no era una broma, y le entró tanto miedo que ya no sabía si estaba muerta o viva.
   Bravo, furioso y ensangrentado se volvió el marido a la mesa, jurando que si hubiera en casa más caballos, hombres o mujeres que le desobedecieran, los mataría a todos. Se sentó y miró a todas partes, teniendo la espada llena de sangre entre las rodillas.
   Cuando hubo mirado a un lado y a otro sin ver a ninguna otra criatura viviente, volvió los ojos muy airadamente hacia su mujer y le dijo con furia, la espada en la mano:
   _Levántate y dame agua a las manos.
   La mujer, que esperaba de un momento a otro ser despedazada, se levantó muy de prisa y le dio agua a las manos.
   Díjole el marido:
   _¡Ah, cómo agradezco a Dios el que hayas hecho lo que te mandé! Si no, por el enojo que me han causado esos majaderos, hubiera hecho contigo lo mismo.
   Después le mandó que le diese de comer. Hízolo la mujer. Cada vez que le mandaba una cosa, lo hacía con tanto enfado y tal tono de voz que ella creía que su cabeza andaba por el suelo. Así pasaron la noche los dos, sin hablar la mujer, pero haciendo siempre lo que él mandaba. Se pusieron a dormir y, cuando ya habían dormido un rato, le dijo el mancebo:
_Con la ira que tengo no he podido dormir bien esta noche; ten cuidado de que no me despierte nadie mañana y de prepararme un buen desayuno.
A media mañana los padres y parientes de los dos fueron a la casa, y, al no oír a nadie, temieron que el novio estuviera muerto o herido. Viendo por entre las puertas a ella y no a él, se alarmaron más. Pero cuando la novia les vio a la puerta se les acercó silenciosamente y les dijo con mucho miedo:
_Pillos, granujas, ¿qué hacéis ahí? ¿Cómo os atrevéis a llegar a esta puerta ni a rechistar? Callad, que si no, todos seremos
muertos.
   Cuando oyeron esto se miraron de asombro. Al enterarse de cómo habían pasado la noche, estimaron en mucho al mancebo, que así había sabido, desde el principio, gobernar su casa. Desde aquel día en adelante fue la muchacha muy obediente y vivieron juntos con mucha paz. A los pocos días el suegro quiso hacer lo mismo que el yerno y mató un gallo que no obedecía.   Su mujer le dijo:
   -La verdad, don Fulano, que te has acordado tarde, pues ya de nada te valdrá matar cien caballos; antes tendrías que haber empezado, que ahora te conozco.
  
Vos, señor conde, si ese deudo vuestro quiere casarse con esa mujer y es capaz de hacer lo que hizo este mancebo, aconsejadle que se case, que él sabrá cómo gobernar su casa; pero si no fuere capaz de hacerlo, dejadle que sufra su pobreza sin querer salir de ella. Y aun os aconsejo que todos los que hubieran de tratar con vos les deis a entender desde el principio cómo han de portarse.
   El conde tuvo este consejo por bueno, obró según él y le salió muy bien. Como don Juan vio que este cuento era bueno, lo hizo escribir en este libro y compuso unos versos que dicen así:
                                                            Si al principio no te muestras como eres,
                                                            no podrás hacerlo cuando tú quisieres
.

 

ir al índice

ir al índice general (web actualizada)