ir al índice general (web actualizada)

Carlos Álvarez

índice

Diálogo en la orilla

Lección de Historia

Canción del pescador

En homenaje al Ché

En el hombre ver solo su firmeza

Desde Carabanchel

Veintisiete de Septiembre

Romancillo  del monstruo de Frankestein

Tierra de Campos

Palabras finales para Julián Hernández

Teoría del amor

Faetón

Pequeño poema a Sancho

Canción de CC OO

DIALOGO EN LA ORILLA

_ ¿De dónde vienes, hermano?

_ Hermano, vengo del mar.

_Y yo vengo de la tierra;

 de la tierra: de sudar.

_ La tierra vengo buscando.

_ Y yo voy buscando el mar

porque en tierra he sido esclavo.

_ Yo he sido esclavo en el mar.

 _ La tierra, hermano, te guarde.

 _ Hermano, guárdete el mar.

( de LOS POEMAS DEL BARDO)

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA CANTADO POR LUIS MARÍN

 

ir al índice

 

Lección de Historia

A Blas de Otero                    

  Dicen que el año mil novecientos treinta y tantos

la tierra de mi patria dejó de ser de tierra,

porque se convirtió en un suelo estéril

enemigo del trigo y de la lluvia;

que los ríos perdieron temblor y transparencia,

y supieron la forma concreta de la muerte;

que las noches no fueron compañeras del viento,

y los robles doblaron su medrosa estatura

temerosos de una bala perdida...

(mejor se entierra el plomo tras el pecho de un árbol

que entre las jóvenes ramas del hombre,

y mejor todavía

en la corteza muda de la tierra, en las minas...).

También dicen que en tiempos muy lejanos,

siglos y siglos antes del sputnik primero,

pero siglos más tarde

de que el hombre lograra que el sudor de otro hombre

llegara hasta sus manos con el brillo del oro,

también dicen que entonces

los ríos se secaron y el aire se hizo espeso

alguna vez en Gilboé y en Hiksos,

y en la llanura encrespada

de Maratón, bajo el cielo de Grecia.

No sé, yo no recuerdo.

Ni me teñí las manos con sangre filistea,

ni me importaron nada la ambición de Alejandro

ni la sed insaciable de Darío...

y del duelo entre Oriente y Occidente

_ese duelo pendiente todavía

según dice la prensa_,

del duelo entre Persépolis y Atenas,

ya sólo me interesa la hazaña del atleta

que corrió sin descanso

desde la última herida de lanza

hasta el canto primero del pueblo alborozado.

Son cosas ya pasadas:

historias de otros tiempos y otros hombres:

de los hombres que lucharon en Troya

o que sintieron miedo en las trincheras

unos minutos antes del combate en el Ebro...

Yo no sé de esas cosas:

yo soy un hombre que ha nacido más tarde,

alejado en el tiempo de Brunete y Guernika;

alejado del odio por amor a la tierra...

amigo de la tierra y enemigo del odio.

( de LOS POEMAS DEL BARDO)

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS SITUADOS EN LA GUERRA CIVIL

ANTONIO MACHADO

LEÓN FELIPE

CÉSAR VALLEJO

VICENTE ALEIXANDRE

RAFAEL ALBERTI

MAX AUB

PABLO NERUDA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

MIGUEL HERNÁNDEZ

RAFAEL MORALES

JOSÉ HIERRO

 

ir al índice

 

CANCIÓN DEL PESCADOR.

Tengo las redes llenas,

(manos vacías.)

Las redes son del amo,

las manos, mías.

Estaba el mar vacío

bajo la noche;

con sudor lo llenamos

los pescadores.

Está el campo sombrío

de madrugada;

con las manos hacemos

la luz del alba.

¡Cuándo será la tierra

tuya en tus manos;

tuyas la barca y  redes,

 y el mar tu esclavo!

(de Tiempo de siega y Otras Yerbas)

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA CANTADO POR AQUAVIVA

 

 

ir al índice

 

EN HOMENAJE AL CHÉ

  Como aquél que demuestra su teorema

sobre un negro encerado, demostraste

tu verdad matemática, Guevara,

con la sangre del Ché.

                                 Verde Bolivia

y Ernesto el argentino y el cubano

y el sudamericano y el humano...

conjunción de un paisaje y un mensaje

casualmente en Octubre, casualmente

medio siglo después.

                               Ya no es posible

dudar de que la rosa no otra cosa

persigue que entregarse hecha perfume,

ni el agua un premio busca diferente

de apagarnos la sed...

                                 indefinible

momento de la envidia, ¿qué invisible

razón podrás hallar a lo evidente?

Que aquél que lucha lucha porque lucha,

y que el que sabe amar es porque sabe

sencillamente amar, tan sólo amar...

 amarga la batalla y su porqué

si, para amordazar a la ironía,

fuera preciso recorrer un día

los caminos del Ché.

             ( de Como la espuma lucha con la roca)

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS DEDICADOS AL CHE GUEVARA

LEÓN FELIPE

PABLO NERUDA

NICOLÁS GUILLÉN

CELSO EMILIO FERREIRO

VICENTE ALEIXANDRE

GABRIEL CELAYA

JULIO CORTÁZAR

MARIO BENEDETTI

ALFONSO SASTRE

ANTONIO GAMONEDA

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

 

 

ir al índice

 

En el hombre ver solo su firmeza

y en la mujer su eterna maravilla,

o entre lo recio descubrir la arcilla

y el gusano en la efímera belleza.

El áncora clavar en la certeza

de la roca apresada por la quilla,

 o captar en la música sencilla

del flautín vagabundo su nobleza.

Lo soñado o lo cierto: la campana

 o el martillo tenaz. El peregrino

bien conoce que es uno su sendero.

Jugué a los dos a un tiempo, y la mañana

volvió tristeza la ilusión del vino

que me trajo a esta fiebre prisionero.

(de LA CAMPANA Y EL MARTILLO PAGAN AL CABALLO BLANCO)

(PULSA  EN ESTOS AUTORES PARA VER  EL TRATAMIENTO DEL UBI SUNT?:     MANRIQUE   GARCILASO       JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

 

 

ir al índice

 

 Desde Carabanchel

A José Luis Gallego

Te cuento con tu estilo en un soneto

que estoy en huelga de hambre y en la cárcel.

Ya sabes lo que es eso, que  la cárcel

la conociste bien. (Como el soneto)

Ya sé que no podré con un soneto

derribar las murallas de la cárcel.

Mas queda la interior, y de esa cárcel

sí salta sus cerrojos mi soneto.

Todo sigue lo mismo que tú sabes:

el mármol que al sepulcro te sujeta,

el vacío de amor por compañero...

Pero igual que yo mismo tú lo sabes:

se hundirá el pedregal que me sujeta,

y volveré a la vida, compañero.

            (Versos de un tiempo sombrío)

PULSA EN ESTOS AUTORES PARA LEER LOS SONETOS QUE SIRVEN DE MODELO AL POETA:

BALTASAR DE ALCÁZAR

LOPE DE VEGA

          VEINTISIETE DE SEPTIEMBRE

Mientras luchaba yo con mi cabeza

doliente en una celda de castigo,

de madrugada descuajaron trigo

de cinco espigas jóvenes. Nobleza

 y error ya irreversibles. No hay belleza.

No hay ninguna belleza en lo que digo.

Cinco cuerpos de piedra por testigo

pongo sobre este abismo de vileza.

 España, patria mía, ¿por qué ofreces

ese semblante trágico al que intenta

reflejar en sus ojos tu hermosura?

 Muéstranos el desnudo en que amaneces

quitándote la máscara sangrienta

que tu sereno rostro desfigura. 

   (de Cantos y cuentos oscuros)

PULSA EN CADA NOMBRE PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON PRESOS O CONDENADOS:

  ROMANCE ANÓNIMO     CERVANTES    GÓNGORA    TIRSO DE MOLINA     ESPRONCEDA     ROS DE OLANO     JOSÉ MARTÍ   VALLE INCLÁN   ANTONIO MACHADO  LEÓN FELIPE DIEGO SAN JOSÉ    JORGE GUILLÉN   MIGUEL HERNÁNDEZ      JOSÉ LUIS GALLEGO  

                  JOSÉ HIERRO        MARÍA BENEYTO     ALFONSO SASTRE

      VÁZQUEZ MONTALBÁN     GABRIEL CELAYA   LEOPOLDO MARÍA PANERO      

 

ir al índice

 

ROMANCILLO DEL MONSTRUO DE FRAKENSTEIN

Se llamaba Frank Stein.

Nació pobre; como un árbol,

sembrado estuvo en la tierra...

después lo desarraigaron

para hacer de su madera

la jaula donde encerrarlo.

Vino el niño Frank al mundo

para ser precio barato

cuando pusiera a la venta

su fatiga en el mercado;

mas, como creció tan recio

y eran de acero sus brazos,

los que con él traficaban

supieron utilizarlo

también como vigilante

del sudor de sus hermanos.

Por eso, cuando contemplan

desde arriba lo de abajo,

se hacen guiños los planetas

y bailan alborozados

al ver cómo en las ciudades,

sobre la mar y en los campos,

hay un orden inmutable

para siempre asegurado,

pues tiene Frank la herramienta

y Stein un rifle en la mano.

(de AULLIDO DE LICÁNTROPO)

PULSA AQUÍ PARA ESCUCHAR ESTE POEMA CANTADO POR LUIS PASTOR

 

 

ir al índice

 

TIERRA DE CAMPOS

Le llamaron folklore a la miseria

y reserva moral al abandono;

le llamaron virtud a la ignorancia,

pecado al horizonte...

Se desnudó de mar y echó sus anclas

 a lo interior Castilla;

su impulso de expansión trocó en amarga

lección de narcisismo, y, por creerse

señora de la luz, cerró ventanas

a la canción del viento y al mensaje

forastero del agua.

Así vivió en sí misma la meseta,

como la luz de sus contornos, plana.

¡Oh anacrónica monja de clausura

que medita su calma rutinaria

protegida por tocas ancestrales...

oh arruga invertebrada!

Silencio de una tierra ardiente y vieja

que por caminos lentos se desangra.

(de TIEMPO DE SIEGA Y OTRAS YERBAS)

 

 

ir al índice

 

PALABRAS FINALES PARA JULIÁN HERNÁNDEZ

 No es verdad que la muerte sea un silencio blanco,

un encalado muro de soledad vacía;

no solamente un rostro sin arrugas ni tiempo

ni una gota es la muerte camino del olvido.

La muerte es la criatura de un dios que piensa en ella,

que con sus manos tristes acaricia su mano;

la muerte sólo encuentra su existencia en los otros:

en los que siguen vivos, creadores de lo cierto.

Nadie muere en sí mismo. Nadie puede acordarse

de cuando estuvo muerto, de cuando ya no aliente;

la muerte es un extraño suceder de otra sangre:

el recuerdo de un soplo que pasó a nuestro lado.

 Nadie sabe su muerte. Los demás la contemplan,

mas a ninguno alcanza poseer la que es suya...

Y latiendo prosigue quien se alberga en la honda

memoria del hermano, del amigo, del hombre.

 Continúa en los otros, y en sí mismo no ha muerto,

aquél a quien reclaman amorosos los vivos.

Quien un peldaño puso materia es de la lluvia

por la que fructifican los dones de la tierra.

 Porque la muerte es nada si conciencia se tiene

de que un pecho plural es el pecho del mundo;

y si a veces un grano de esperanza se angosta,

otro grano se expande para inundar el río.

 Nadie piense que todo con la muerte termina.

Que la vida es eterna, y el tiempo generoso.

Y el pequeño latido que desposó el silencio

lo recogen los otros, y en sí mismo no muere.

  ( deTiempo de siega y Otras yerbas.)

PULSA EN CADA UNO DE LOS AUTORES PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON LA MUERTE:

JORGE MANRIQUE

ROMANCES

LOPE DE VEGA

FRANCISCO DE QUEVEDO

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

ROSALÍA DE CASTRO

RUBÉN DARÍO

GABRIELA MISTRAL

ANTONIO MACHADO

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ

PABLO NERUDA

LUIS CERNUDA

GABRIEL CELAYA

ÁNGEL GONZÁLEZ

LUIS GARCÍA MONTERO

LUIS ANTONIO DE VILLENA

 

 

ir al índice

 

Teoría del amor

Si el espacio y el tiempo son los pliegues

de la túnica oscura del Destino

que muchos llaman Dios y que separan

todo encuentro posible de dos seres

destinados a unirse

sin que el azar imponga su capricho,

¡con cuánta presunción aquel que ama

y es a su vez amado

se imagina en el vértice del cosmos

en torno al cual los serafines danzan!

Mi amor nació en un tiempo no venido,

y nuestras vidas breves discurrieron

por paralelos cauces; geometría

que nos mantuvo fatalmente al margen

de un final venturoso. ¿Qué otra cosa

sino la vanidad dictó a Romeo

su pasión por Julieta? ¿Sólo en ellos

la copa rebosó de la tragedia?

Mas acaso en el ente colectivo

que llamamos mujer, que hombre nos llaman,

_lo demás es anécdota de un día_

se oculta la verdad: que cada encuentro

causal convierte en carne

y en sangre _eucaristía del sentido_

la comunión total de los humanos;

que en tu reposo, Alicia, cabe toda

la amorosa dialéctica del sexo.

(La campana y el martillo pagan al caballo blanco)

 

PULSA EN CADA POETA PARA LEER SU TEORÍA AMOROSA:

POESíA ANDALUSÍ

ARCIPRESTE DE HITA

JORGE MANRIQUE

GARCILASO

LOPE DE VEGA

QUEVEDO

BÉCQUER

RUBÉN  DARÍO

GABRIELA MISTRAL

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

VICENTE ALEIXANDRE

 LUIS CERNUDA

PABLO NERUDA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

RAFAEL MORALES

ANTONIO GAMONEDA

CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE

 

ir al índice

 

FAETÓN

A mi hermano en la Poesía

Antonio Hernández

A las cosas pregunta, y así aprende,

del paisaje, que siempre al otro lado

del mar hay una tierra, pues sus ojos

de Gibraltar a Ceuta libres vuelan

desde el terruño blanco;

y que las casas son la tierna herida

por donde sangra el campo;

y que es un juego peligroso el río

y un terror la montaña, y es el árbol

un dulce amigo que a abrazar convida

 y un hermoso diálogo.

Y aprende de otros niños,

el hijo de Clymene, que la mano

de a quien padre respetan es el puerto

y el barco:

la vela airosa para la aventura...

el madero robusto para el náufrago.

Y se contempla como el solo trémolo

que no arrancó algún arco

del pozo antiguo en el que fértil llora

la madera materna, y agraviado

 por la Naturaleza se imagina:

comienza ya a sentirse agua sin vaso;

sin raíces, la rama seca y torva

desgajada del tallo.

Adulto adolescente, niño grave,

cuando del sol conoce que es el vástago

 de implacable destino

y en dominar se esfuerza los caballos

con los que conducir sin extravío

de la vida insumisa el torpe carro,

se le incendia el cerebro, pierde el pulso

su corazón helado...

destroza lo que encuentra cuando vuelve

del luminoso vértigo hasta el páramo

donde todo es penumbra soñolienta,

febril eternidad, silencio manso.

(de Testamento  de Heiligenstadt)

 

PULSA AQUÍ PARA LEER UN SONETO DE GÓNGORA EN EL QUE SE HACE REFERENCIA A LA MUERTE DE FAETÓN

 

ir al índice

 

                       a José Esteban    .

 Ya los héroes no visten armadura

ni aprenden el manejo de la lanza,

ni van por los caminos

en busca del amor y las batallas.

Hubo un tiempo quizá, o acaso nunca,

-ni entonces ni mañana-

para los héroes que buscaban sueños

en tanto el campesino alimentaba

la gleba con su sangre

enraizando en la tierra sus entrañas,

y que en sueños y sangre

y una sutil materia se bañaban,

pero no en el sudor de cada día

ni en el quehacer continuo

de cultivar la tierra y abonarla.

Acaso Dulcinea fue un instante

la mujer fatigada de La Mancha,

pero su nombre ahora

es Aldonza Lorenzo: tal se llama.

Ése es su nombre y su destino es ése:

levantarse de sol cada mañana,

trabajar sin descanso todo el día

desde la luz que anuncia la jornada

hasta el primer silencio de la noche,

juntarse con la tierra y fecundarla,

agrietarse las manos contra el viento,

curtirse bajo el sol cada segada,

endurecer su piel bajo la lluvia

y por dentro ser blanda como el agua.

Ya los héroes no visten armadura,

mas no por eso faltan;

si veis con ojos limpios,

es fácil encontrarlos de mañana

cuando van al trabajo o, por la noche,

cuando vuelven cansados a sus casas.

Ya no atacan la paz de los molinos

-son hermanos del pan y el pan les falta-

y apenas tienen tiempo

para soñar con bellas encantadas...

es muy duro el trabajo cada día,

y empieza muy temprano la jornada.

Ya los héroes no visten armadura

-un mono azul es su uniforme y gala-

ni se bañan en sangre de dragones

sino en sudor y grasa.

Pero a veces descienden a la tierra:

al silencioso centro de su entraña

misteriosa y oculta (como Orfeo

en busca de su amada)

y encuentran el grisú entre las tinieblas

o alguna muerte antigua y más lejana.

Ya no buscan el sol como, otro tiempo,

rebelde, Prometeo lo intentara,

pero queman sus ojos y sus manos

mordidos por el oro de las fraguas,

o a Ícaro recuerdan en su vuelo

desde el andamio hasta el dolor, sin alas.

Ya los héroes no visten armadura

ni aprenden el manejo de la lanza,

pero están con nosotros en la tierra

sembrando su sudor y alimentándola.

PULSA AQUÍ PARA VER UN VÍDEO DE CARLOS ÁLVAREZ RECITANDO ESTE POEMA

 

ir al índice

 

CANCION DE CCOO

 Díle a tu hermano,

díle a tu amigo

que se despierte,

que lo esperamos.

Trigal de fuego,

taller de trigo

somos los hombres

que trabajamos.

 Somos el viento

del fuelle obrero,

del campesino,

del estudiante.

Somos tenaces

como el acero,

claros y duros

como el diamante.

 Siempre acudimos

cuando reclama

cualquier esfuerzo

nuestro bregar:

somos un rio

que se derrama

cuando nos quieren

encadenar.

Somos la fuerza,

la unión obrera

con el futuro,

con lo que avanza;

con la cultura

como bandera,

la unión de todos

como una lanza.

 

Somos un árbol,

un bosque somos

donde se abrazan

pueblos enteros.

Somos el pueblo,

nosotros somos

las comisiones

de los obreros.

 

 

ir al índice

 

ir al índice general (web actualizada)