ir al índice general (web actualizada)

José Bergamín

índice

A Cristo Crucificado

La noche y el día (I)

La noche y el día (II)

La sombra y la muerte (I)

La sombra y la muerte (II)

 

            A Cristo Crucificado

                  Tú me ofreces la vida con tu muerte

                  y esa vida sin Ti yo no la quiero;

                  porque lo que yo espero, y desespero,

                  es otra vida en la que pueda verte.

                   Tú crees en mí. Yo a Ti, para creerte,

                  tendría que morirme lo primero;

                  morir en Ti, porque si en Ti no muero

                  no podría encontrarme sin perderte.

                   Que de tanto temer que te he perdido,

                  al cabo, ya no sé qué estoy temiendo:

                  porque de Ti y de mí me siento huido.

                   Mas con tanto dolor, que estoy sintiendo,

                  por ese amor con el que me has herido,

                  que vivo en Ti cuando me estoy muriendo. 

 

PULSA EN CADA AUTOR PARA LEER POEMAS A CRISTO CRUCIFICADO:

MIGUEL DE UNAMUNO

ANTONIO MACHADO

ir al índice

    La noche y el día (I)

                                                                                       A Delia, bailarina oscura

                    La música traiciona el sentimiento,

                  Delia, en tus ojos, tan divinamente

                  que hacen su noche oscura transparente

                  de sobrenatural entendimiento.

                   Los astros, que armonioso movimiento

                  rige, mintiendo amor, calladamente,

                  buscan en tu mirada el aparente

                  reflejo a su encendido pensamiento.

                   Nocturno afán no pudo a ti engañarte;

                  la luz que fue en tus pies, bailando, estrellas,

                  tus pasos, no tus ojos, la mintieron.

                   Te fuiste con la música a otra parte,

                  hurtando tus pisadas a sus huellas

                  con sombras que a la noche te volvieron.

ir al índice

    La noche y el día (II)

                                                                 A Carmela, bailarina clara

                  Carmela, más que nubes, más que nieves,

                  más que plumas, que espumas, más que albores,

                  tejen dorados hilos zurcidores

                  la aurora de tu frente en copos leves.

                   No separes tus ojos, no te lleves,

                  gacela huida a tantos resplandores,

                  sus dardos encendidos, heridores,

                  hebras de sol en cárceles tan breves.

                   Detén la catarata fugitiva,

                  el vuelo de tus pies, el de tus oros,

                  la risa de esas mágicas deidades.

                   Asómbrate de ser floresta viva,

                  incendio de sus ámbitos sonoros:

                  siembra luces, cosecha claridades

 

ir al índice

La sombra y la muerte (I)

                                                               Ya con la sombra me asombra

                                                     Lope de Vega

                   Pienso que sigue al eco prolongado

                  del mar, en su sonora voz oscura,

                  "aquella voluntad honesta y pura",

                  lumbre que enciende mi ámbito callado.

                   De luz y no de sombra estoy cercado,

                  como la noche; mi pasión apura

                  la tiniebla sutil que me procura

                  vivir de claridades rodeado.

                   Padezco por anhelo de ese fuego

                  que, invisible, me abrasa y no me prende,

                  volviéndome esqueleto, espectro, escombro.

                   Ni sombra soy cuando a mirarme llego;

                  pues cuando en tal figura me trasciende

                  mi sombra no es mi sombra que es mi asombro.

 

ir al índice

 La sombra y la muerte (II)

                                                          En todo hay cierta, inevitable muerte

                              Cervantes

                    Siento que paso a paso se adelanta

                  al doloroso paso de mi vida

                  el ansia de morir que siento asida

                  como un nudo de llanto a la garganta.

                   Fue soledad, fue daño y pena, tanta

                  pasión que en sangre, en sombra detenida,

                  me hizo sentir la muerte como herida

                  por el vivo dolor que la quebranta.

                  Siento que paso a paso, poco a poco,

                  con un querer que quiero, y que no quiero,

                  se adentra en mí su decisión más fuerte:

                   sintiendo en cuanto miro, en cuanto toco,

                  con tan clara razón su afán postrero,

                  que en todo es cierta, inevitable muerte.

PULSA EN CADA UNO DE LOS AUTORES PARA LEER POEMAS RELACIONADOS CON LA MUERTE:

JORGE MANRIQUE

ROMANCES

LOPE DE VEGA

FRANCISCO DE QUEVEDO

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

ROSALÍA DE CASTRO

RUBÉN DARÍO

GABRIELA MISTRAL

ANTONIO MACHADO

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ

PABLO NERUDA

LUIS CERNUDA

GABRIEL CELAYA

ÁNGEL GONZÁLEZ

CARLOS ÁLVAREZ

LUIS GARCÍA MONTERO

LUIS ANTONIO DE VILLENA

 

ir al índice

ir al índice general (web actualizada)