ir al índice general

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

índice

De la disputa que hubieron griegos y romanos

De cómo el Amor vino al Arcipreste

De cómo las ranas demandaban rey a don Júpiter

De dos perezosos que querían casar con una dueña

De lo que aconteció a pitas Paias

De los consejos de don Amor

Aquí fabla de cómo todo ome entre los sus cuydados se deve alegrar: et de la disputación que los griegos et los romanos en uno ovieron.

Palabras son de sabio, e díxolo Catón,

que omen a sus coydados, que tiene en coraçón,

entreponga plaseres e alegre la raçón,

que la mucha tristeça mucho coydado pon;

et porque de buen seso non puede omen reír,

avré algunas burlas aquí a enxerir:

cada que las oyerdes non querades comedir,

salvo en la manera del trovar et del desir.

Entiende bien mis dichos, e piensa la sentençia,

non me contesca contigo como al doctor de Greçia

con 'l rivaldo romano e con su poca sabiençia,

quando demandó Roma a Greçia la sçiencia.

Ansí fuer, que romanos las leyes non avíen,

fueron las demandar a griegos que las teníen;

respondieron los griegos, que non los meresçíen,

nin las podrían entender, pues que tan poco sabíen.

Pero si las queríen para por ellas usar,

que ante les convenía con sus sabios disputar,

por ver si las entendíen, e meresçían levar:

esta respuesta fermosa daban por se escusar.

Respondieron romanos, que los plasía de grado;

para la disputaçión pusieron pleyto firmado:

mas porque non entendíen el lenguaje non usado,

que disputasen por señas, por señas de letrado.

Pusieron día sabido todos por contender,

fueron romanos en coyta, non sabían qué se faser,

porque non eran letrados, nin podrían entender

a los griegos doctores, nin al su mucho saber.

Estando en su coyta dixo un çibdadano,

que tomasen un ribaldo, un bellaco romano,

segund Dios le demostrase faser señas con la mano,

que tales las fisiese: fueles consejo sano.

Fueron a un bellaco muy grand et muy ardid:

dixiéronle: «Nos avemos con griegos nuestra convid'

»para disputar por señas: lo que tú quisieres pid',

»et nos dártelo hemos, escúsanos d'esta lid.»

Vistiéronlo muy bien paños de grand valía,

como si fuese doctor en la filosofía;

subió en alta cátedra, dixo con bavoquía;

«D'oy más vengan los griegos con toda su porfía.»

Vino ay un griego, doctor muy esmerado,

escogido de griegos, entre todos loado,

sobió en otra cátedra, todo el pueblo juntado,

et comenzó sus señas, como era tratado.

Levantose el griego, sosegado, de vagar,

et mostró sólo un dedo, que está çerca el pulgar;

luego se asentó en ese mismo lugar;

levantose el ribaldo, bravo, de mal pagar.

Mostró luego tres dedos contra el griego tendidos,

el polgar con otros dos, que con él son contenidos

en manera de arpón, los otros dos encogidos,

asentose el nesçio, catando sus vestidos.

Levantose el griego, tendió la palma llana,

et asentose luego con su memoria sana

levantose el bellaco con fantasía vana,

mostró puño çerrado; de porfia avía gana.

A todos los de Greçia dixo el sabio griego:

«Meresçen los romanos las leyes, yo non gelas niego.»

Levantáronse todos con pas e con sosiego;

grand honra ovo Roma por un vil andariego.

Preguntaron al griego, qué fue lo que dixiera

por señas al romano, e qué le respondiera

dis: «Yo dixe, que es un Dios: el romano dixo, que era

verdad, »uno et tres personas, e tal señal fesiera.

»Yo dixe, que era todo a la su voluntad;

»respondió, que en su poder teníe el mundo, et dis

»desque vi, que entendíen, e creíen la Trinidad,

»entendí que meresçíen de leyes çertenidad.»

Preguntaron al bellaco, quál fuera su antojo.

Dis': «Díxome, que con su dedo me quebrantaría el ojo,

»d'esto ove grand pesar, e tomé grand enojo,

»et respondile con saña, con ira e con cordojo:

»que yo l' quebrantaría ante todas las gentes

»con dos dedos los ojos, con el pulgar los dientes.

»Díxom' luego após esto, que le parase mientes,

»que me daría grand palmada en los oídos retinientes.

»Yo l' respondí, que l' daría una tal puñada,

»que en tiempo de su vida nunca la vies' vengada;

»desque vio la pelea teníe mal aparejada,

»dexos' de amenasar do non gelo presçian nada.»

Por esto dise la patraña de la vieja ardida,

non ha mala palabra, si non es a mal tenida;

verás, que bien es dicha, si bien fuese entendida,

entiende bien mi dicho, e avrás dueña garrida.

 DE COMO EL AMOR VINO AL ARCIPRESTE E DE LA PELEA QUE CON ÉL HUBO EL DICHO ARCIPRESTE

Direvos una pelea, que una noche me vino,
pensando en mi ventura sañudo et non con vino:
un omen grande, fermoso, mesurado a mí vino:
yo le pregunté quién era, dixo: «Amor, tu vesino.»
Con saña que tenía, fuilo a denostar:
díxel': «Si Amor eres, no puedes aquí estar,
eres mentiroso, falso en muchos enartar,
salvar non puedes uno, puedes çient mil matar.
Con engaños et lisonjas, et sotiles mentiras
emponçoñas las lenguas, enerbolas tus viras,
el que mejor te sirve, a él fieres, quando tiras,
párteslo del amiga al omen que aíras.
Traes enloqueçidos a muchos con tu saber,
fáseslos perder el sueño, el comer, e el beber,
fases a muchos omes tanto se atrever
en ti, fasta que el cuerpo e el alma van perder.
Non tienes regla çierta, ni tienes en ti tiento,
a las vegadas prendes con gran arrebatamiento,
a veses poco a poco con maestrías çiento;
de quanto yo te digo, tú sabes que non miento.
Desque los omes prendes, non das por ellos nada,
tráeslos de hoy en cras en vida muy penada,
fases al que te cree lastar en tu mesnada,
et por plaser poquillo andar luenga jornada.
Eres tan enconado, que do fieres de golpe,
non lo sana mengía, emplasto, nin jarope,
non sé fuerte nin reçio que se contigo tope,
que no l' debatas luego por mucho que se enforçe.
De cómo enflaqueses las gentes e las dañas,
muchos libros ay d'esto, de cómo las engañas
con tus muchos doñeos e con tus malas mañas
siempre tiras la fuerça, dísenlo en fazañas.

PULSA EN CADA POETA PARA LEER SU CONCEPCIÓN DEL AMOR

POESÍA ANDALUSÍ

JORGE MANRIQUE

GARCILASO

LOPE DE VEGA

QUEVEDO

BÉCQUER

RUBÉN  DARÍO

GABRIELA MISTRAL

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

VICENTE ALEIXANDRE

 LUIS CERNUDA

PABLO NERUDA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

RAFAEL MORALES

ANTONIO GAMONEDA

CARLOS ÁLVAREZ

EXIEMPLO DE LAS RANAS, EN CÓMO DEMANDAVAN REY A DON JÚPITER.

( PULSA AQUÍ PARA LEER EL MODELO DE ESTA FÄBULA EN ESOPO. Y PARA VER EL   TRATAMIENTO  SAMANIEGO, PULSA AQUÍ)

Las ranas en un lago cantavan é jugavan,

cosa non las nucía, bien soltreras andavan:

creyeron al diablo, que del mal se pagavan,

pidieron rey á Júpiter, mucho gelo rogavan.

Enbióles don Júpiter una vida de lagar,

la mayor qu'el pudo: cayó en ese lugar;

el grande golpe del fuste fiz' las ranas callar;

mas vieron que non era rey para las castigar.

Suben ssobre la viga quantas podían sobyr:

dixieron: "Non es este rey para lo nos servir."

Pidieron rey á Júpiter, como lo solían pedir:

don Júpiter con saña óvolas de oyr.

Enbióles por rey çigueña mansillera:

cercava todo el lago, ansy faz' la ribera,

andando pico abierto, como era venternera,

de dos en dos las ranas comía ligera.

Querellando a don Júpiter, dieron boçes las ranas:

"Señor, señor, acórrenos, tú que matas é sanas;

el rey que tú nos diste por nuestras bozes vanas,

danos muy malas tardes e peores mañanas:

su vientre nos sotierra, su pico nos estraga,

de dos en dos nos come, nos abarca e astraga;

señor, tú nos defiendes; señor, tú ya nos paga;

danos tu ayuda, tira de nos tu plaga."

Respondióles  don Júpiter: "Tened lo que pidistes:

el rey tan demandado por cuantas voces distes,

vengue vuestra locura, ca en poco tovistes

ser libres e syn prenda: reñid, pues lo quesistes."

Quien tiene lo que l' cunple, con ello sea pagado,

quien puede seer suyo, non sea enajenado;

el que non tuviera premia, non quiera ser apremiado;

lybertad é soltura non es por oro comprado.

Exiemplo de los dos peresosos que querían casar con una dueña.

Desir t'he la fasaña de los dos peresosos

que querían casamiento e andavan acusiosos;

amos por una dueña estavan codiçiosos

eran muy bien apuestos e verás quán fermosos.

El uno era tuerto del su ojo derecho,

ronco era el otro, de la pierna contrecho,

el uno del otro avía muy grand despecho.

Coydando que tenían su casamiento fecho.

Díxoles la dueña que ella quería casar

con el más peresoso e aquel quería tomar;

esto desíe la dueña queriéndolos abeitar.

Fabró luego el coxo, coydose adelantar.

Dixo: 'Señora, oíd primero la mi raçón:

'Yo soy más peresoso que este mi compañón:

'por peresa de tender el pie fasta el escalón

'caí de la escalera, finqué con esta lisión.

'Otrosí, yo pasava nadando por el río,

'fasía la siesta grande, mayor que ome non vido;

'perdíame de sed; tal peresa yo crío,

'que por no abrir la boca de sed perdí el fablar mío.'

Desque calló el coxo, dixo el tuerto: 'Señora,

'chica es la peresa que éste dixo agora,

'desir vos he la mía, non vistes tal ningund hora,

'nin ver tal la puede ome que en Dios adora.

'Yo era enamorado de una dueña en abril;

'estando delante ella, sosegado e muy omil,

'vínome desçendimiento a las narises muy vil,

'por peresa de alimpiarme perdí la dueña gentil.

'Mas vos diré, señora, una noche yasía

'en la cama despierto, e muy fuerte llovía,

'dávame una gotera del agua que fasía,

'en el mi ojo muy resia, a menudo fería.

'Yo ove grand peresa de la cabeça redrar,

'la gotera que vos digo, con su mucho resio dar

'el ojo, de que soy tuerto, óvomelo de quebrar;

'devedes por más peresa, dueña, conmigo casar.'

'Non sé,' dixo la dueña, 'd'estas peresas grandes,

'quál es la mayor, d'ellas ambos pares estades,

'véovos, torpe cojo, de quál pie cogeades,

'veo, tuerto suçio, que siempre mal catades.

'Buscad con quien casedes, que la dueña non se paga

'de peresoso torpe, nin que vilesa faga.'

Por ende, mi amigo, en tu coraçón non yaga,

nin tacha nin vilesa, de que dueña se despaga.

 

Exiemplo de lo que contesçió a don Pitas Pajas, pintor de Bretaña.

Del que olvidó la muger te diré la fazaña

si vieres que es burla, dime otra tal mañana;

era don Pitas Pajas un pintor de Bretaña

casose con muger moça, pagábase de compaña.

Ante del mes complido dixo él: 'Nostra dona

'yo volo ir a Flandes, portaré muita dona.'

Ella diz': 'Monseñor, andar en ora bona

'non olvidedes vuestra casa, nin la mi persona.'

Dixo don Pitas Pajas: 'Dona de fermosura

'yo volo façer en vos una bona figura

'porque seades guardada de toda altra locura.'

Ella diz': 'Monseñor, façed vuestra mesura.'

Pintol' so el ombligo un pequeño cordero:

fuese don Pitas Pajas a ser novo mercadero,

tardó allá dos años, mucho fue tardinero,

façíasele a la dona un mes año entero.

Como era la moça nuevamente casada

avíe con su marido fecha poca morada,

tomó un entendedor et pobló la posada,

desfízose el cordero, que d'él non finca nada.

Cuando ella oyó que venía el pintor

mucho de priesa embió por el entendedor,

díxole que le pintase como podiese mexor

en aquel lugar mesmo un cordero menor.

Pintole con la gran priesa un eguado carnero

complido de cabeça con todo su apero,

luego en ese día vino el mensajero.

Que ya don Pitas Pajas de esto venía çertero.

Cuando fue el pintor de Frandes venido

fue de la su muger con desdén resçebido

desque en el palaçio con ella estido

la señal que l' feçiera non la echó en olvido.

Dixo don Pitas Pajas: 'Madona, si vos plaz'

'mostradme la figura e afán buen solaz!'

Diz' la muger: 'Monseñor, vos mesmo la catad,

'fey y ardidamente todo lo que vollaz.'

Cató don Pitas Pajas el sobre dicho lugar

et vido un grand carnero con armas de prestar.

'¿Cómo es esto, madona, o cómo pode estar

'que yo pinté corder, et trobo este manjar?'

Como en este fecho es siempre la muger

sotil e mal sabida, diz': '¿Cómo, monseñor,

'en dos años petid corder non se façed carner?

'Vos veniésedes templano et trobaríades corder.'

Por ende te castiga non dexes lo que pides,

non seas Pitas Pajas, para otro non errides,

con deçilres fermosos a la muger convides,

desque telo prometa, guarda non lo olvides.

Pedro levanta la liebre, et la mueve del covil

non la sigue nin la toma, façe como caçador vil,

otro Pedro que la sigue et la corre más sotil

tómala, esto aconteçe a cazadores mil.

ir al índice

    De los consejos de don Amor al Arcipreste.

Busca muger de talla, de cabeça pequeña,

cabellos amarillos, non sean de alheña,

las çejas apartadas, luengas, altas en peña,

ancheta de caderas: ésta es talla de dueña.

Ojos grandes, fermosos, pintados, relusçientes,

et de luengas pestañas bien claras e reyentes,

las orejas pequeñas, delgadas, para ál mientes,

si ha el cuello alto, atal quieren las gentes.

La narís afilada, los dientes menudillos,

egoales, e bien blancos, un poco apretadillos,

las ensivas bermejas, los dientes agudillos,

los labros de la boca vermejos, angostillos.

La su boca pequeña así de buena guisa,

la su fas sea blanca, sin pelos, clara, e lisa,

puña de aver muger, que la veas de prisa

que la talla del cuerpo te dirá esto a guisa.

A la muger que enviares de ti sea parienta,

que bien leal te sea, non sea tu servienta,

non lo sepa la dueña porque la otra non mienta

non puede ser quien mal casa que non se arrepienta.

Puña en quanto puedas que la tu mensajera

sea bien rasonada, sotil e costumera

sepa mentir fermoso e siga la carrera,

ca más fierve la olla con la su cobertera.

si parienta non tienes atal, toma viejas,

que andan las iglesias e saben las callejas,

grandes cuentas al cuello, saben muchas consejas,

con lágrimas de Moysén escantan las orejas.

Son grandes maestras aquestas paviotas,

andan por todo el mundo, por plaças e cotas,

a Dios alçan las cuentas, querellando sus coytas,

¡ay! ¡quánto mal saben estas viejas arlotas!

Toma de unas viejas que se fasen erveras,

andan de casa en casa e llámanse parteras;

con polvos e afeytes e con alcoholeras,

echan la moça en ojo e ciegan bien de veras.

E busca mesajera de unas negras pecas

que usan muncho frayres, monjas e beatas;

son mucho andariegas e meresçen las çapatas;

estas trotaconventos fasen muchas baratas.

Do estas mujeres están muncho se alegran

pocas mugeres pueden d'ellas se despagar,

porque a ti non mienta sábelas falagar,

ca tal escanto usan que saben bien çegar.

De aquestas viejas todas ésta es la mejor;

ruégal' que te non mienta, muéstral' buen amor,

que muncha mala bestia vende buen corredor,

e muncha mala ropa cubre buen cobertor.

Si dexier' que la dueña non tiene miembros muy grandes

nin los braços delgados, tú luego lo demandes

si ha los pechos chicos; si dise sí, demandes

contra la segura toda, porque más cierto andes.

Si dis' que los sobacos tiene un poco mojados

e que ha chicas piernas e luengos los costados,

ancheta de caderas, pies chicos, socavados,

tal muger non la fallan en todos los mercados.

En la cama muy loca, en casa muy cuerda;

non olvides tal dueña, mas d'ella te enamora; 

esto que te castigo con Ovidio concuerda;

e para aquesta cata la fina avancuerda.

Tres cosas non te oso agora descobrir;

son todas encobiertas de mucho mal desir;

pocas son las mugeres que d'ellas pueden salir;

si yo las dexiese començaríen a reyr.

Guarte que non sea bellosa nin barbuda;

¡atal media pecada et huerco la saguda!

Si ha la mano chica, delgada, bos aguda,

atal muger, si puedes, de buen seso la muda.

En fin de las raçones fasle una pregunta:

si es muger alegre, de amor se respunta,

si afueras frías, si demanda quanto barrunta,

al ome si drise sí, atal muger te ayunta.

(Pulsa en cada autor para ver la descripción de su  mujer ideal (descripio puellae):

Poesía andalusí

Fernando de Rojas

Romances

Garcilaso

Góngora

Quevedo

Bécquer

García Lorca

Neruda

Dámaso Alonso

ir al índice

ir al índice general