CARACTERÍSTICAS DE LOS IDIOMAS

 

CARACTERÍSTICAS DEL RUMANO

 El rumano es una lengua latina, con un sistema de escritura fonética, como el español.

Tiene las mismas consonantes que el español aunque con alguna variación, S es una S con una cedilla debajo que se pronuncia como la S de las palabras españolas “dos”, “adiós”, …; la T que es una T con cedilla debajo se pronuncia como la doble ZZ del italiano en “Ragazza”. Estos dos fonemas no existen en español.

Por otra parte, algunas consonantes se pronuncian de forma diferente según la vocal que le sigue, por ej. CH, GH, C, G, seguidas de E, I, se pronuncian diferente que con las otras vocales. También existen signos diacríticos que cambian el fonema a, i (por ej. a, â, î). La consonante H se pronuncia, a diferencia del español que no es así.

En cuanto a los acentos, en el rumano no hay ninguna regla que precise el lugar del acento, puede situarse en la última, penúltima o antepenúltima sílaba.

El artículo indeterminado se sitúa delante del sustantivo y el determinado detrás del sustantivo.

Existen tres géneros: masculino, femenino y neutro. El verbo se escribe siempre separado del pronombre personal, por ejemplo, en español se escribe “búscame”, mientras que en rumano sería “canta-ma”, aunque al pronunciarlo si se pronuncia como si fuese unido.

 

 

CARACTERÍSTICAS DEL ARABE

 El árabe es una lengua semítica. Tiene un sistema de escritura fonética como el español, aunque sus caracteres escritos no coinciden y tampoco la dirección de la escritura que en el árabe es de derecha a izquierda.

El árabe escrito es común en todos los países árabes, pero el hablado varía mucho por regiones. Se caracteriza por hacer desaparecer las vocales finales y solo usan tres vocales: a, u, i. . Tienen dificultades para aprender las 5 vocales del español (la e y la o).

  La estructura gramatical es similar al español con algunas diferencias: en árabe hay tres números, singular, dual y plural; y en los tiempos verbales sólo usan pretérito y futuro.

 

 

CARACTERISTICAS DEL POLACO

El polaco es una lengua eslava que ha adoptado el alfabeto Latino al cual le añadieron signos diacríticos y grupos consonánticos para expresar fonemas que no existen en dicho alfabeto. Es frecuente pues, la multiplicación de consonantes pero hay que saber que un grupo de consonantes, en ocasiones, expresa solo un fonema. Ejemplo: SZCZERA =   CHERA (sincera).

No hay que confundir los signos diacríticos con acentos gráficos españoles.

Ejemplo, C se lee como CH.

Otro rasgo característico es la nasalización de las vocales A y E. La nasalización existe en francés y en portugués. Todas las vocales son más abiertas comparando con el español.

El acento tónico suele recaer en polaco en la penúltima sílaba, por lo tanto se deberá insistir sobre la variedad de los acentos en castellano así como sus reglas.

En el aprendizaje del castellano resulta bastante difícil el uso de los artículos ya que estos no existen en polaco. Este posee tres géneros: masculino, femenino y neutro y tres declinaciones con siete casos como el latín. El género masculino y femenino afecta a los apellidos.

Las diferencias sintácticas entre los dos idiomas va a afectar al uso de los pronombres, cuando un español dice " Me lo sé‚ todo", un polaco dice "Lo sé".

No existe la redundancia tan típica del español. El uso de los tiempos en castellano resulta particularmente difícil sobre todo la distinción entre Pretérito Indefinido y Perfecto, también es difícil el modo Subjuntivo así como el uso del "ser" y "estar".

Un polaco no tiene grandes dificultades a la hora de leer y pronunciar un texto sencillo en castellano, excepto la pronunciación de ZETA o CE.

También la JOTA y la ERRE la pronunciarán de forma más suave.