HERENCIA INTERMEDIA Y CODOMINANCIA.

RAFAEL M. MAROTO GAMERO

rmaroto@educa.madrid.org



Las características dominantes y recesivas no siempre son tan nítidas como las características que estudió Mendel en la planta del guisante. Aquí veremos dos casos en los que esto ocurre, como es la herencia intermedia y la codominancia.

Herencia intermedia.

En ocasiones, cuando mezclamos dos individuos homocigóticos distintos dichas características se mezclan apareciendo individuos con un genotipo y un fenotipo híbrido entre ambos, como es el caso de la flor del dondiego de noche (Mirabilis jalapa). Al cruzar un homocigótico de flores rojas (RR) con un homocigótico de flores blancas (BB) se producen heterocigotos que son rosados.

PON A PRUEBA LA HERENCIA INTERMEDIA: Pinchando en el enlace podrás escoger los genotipos para ver los cruces del dondiego de noche y comprobar los casos de herencia intermedia.

Codominancia.

En otras ocasiones, cuando mezclamos dos individuos homocigóticos distintos las características de ambos progenitores aparecen en los individuos descendientes. Un ejemplo lo podemos observar en distintas variedades de plantas, como por ejemplo las rosas (Rosa sp.). Al cruzar un homocigoto de flores rojas (RR) con un homocigoto de flores blancas (BB) se producen heterocigotos que presentan partes rojas y partes blancas. La herencia de los grupos sanguíneos en la especie humana es también un ejemplo de codominancia.

PON A PRUEBA LA CODOMINANCIA: Pinchando en el enlace podrás escoger los genotipos para ver cómo ocurre la codominancia en las rosas.

3 de febrero de 2007

Eres el visitante número 24612. (Reiniciado el 12/06/2013)

(29/08/2013)

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.