Cuando toca el retrato entresaca la personalidad y refleja la psicología del personaje, realzando las facetas tratadas, esculpe con inteligencia y capacidad a través de una formación de porciones con la materia, hasta llegar al volumen y la forma deseada, llegando al acabado con un ritmo semicircular de muy difícil ejecución que él domina a la perfección.


José Luis Marchante Araque

Crítico de Arte

NOTAS_BIBLIOGRAFICAS.html

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS