A sus figuras, rostros o cuerpos, los dota de una presencia mágica, los libera de lo meramente estático -de la quietud anodina- y los asimila a constelaciones rítmicas a unidades orgánicas móviles. Entrando, por consiguiente, en una galaxia donde la ensoñación se hace realidad virtual y la poesía se enseñorea, rezumando distintos registros en sus composiciones, las texturas se matizan según los momentos, o el lirismo que impregna aromáticamente sus realizaciones..., se descubren en cada milímetro de superficie tratada.




José González Ortiz

Crítico de Arte (AECA y AICA)

NOTAS_BIBLIOGRAFICAS.html

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS