Al escultor le gusta modelar sus piezas, logrando de la plasticidad húmeda de este material entresacar la silueta insinuante de un ser vivo -hombre o mujer- que conservará una vez cocido las huellas de los dedos del artista y los palillos del escultor.

NOTAS_BIBLIOGRAFICAS.html

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS