Conocimiento de la lengua



Mecanismos de formación de palabras.

Definición de morfema.

Cada palabra está formada por una o más piezas llamadas morfemas. Los morfemas son las unidades mínimas dotadas de significado que constituyen las palabras. Cada morfema tiene un significado, y el significado de la palabra depende de la combinación de los significados parciales.

Clases de morfemas.

El morfema léxico o lexema

El lexema o raíz es el morfema que aporta el significado básico de la palabra. Por ejemplo: en carpintero, la raíz es carpint-.

Los morfemas que se añaden a la raíz

Los morfemas que se añaden a la raíz aportan significados que se agregan al principal modificándolo en parte, y constituyen una lista cerrada en la lengua: son un número limitado.

Dentro de estos se pueden distinguir dos tipos:

Quizás con un cuadro lo veas más claro:

Morfemas que forman la palabra
Lexema Morfemas que se añaden a la raíz
Morfemas derivativos o afijos Morfemas flexivos o desinencias
«animal ladrador» «tamaño pequeño» «masculino»
/perr-/ /-it-/ /-o/


Clases de palabras según la naturaleza de los morfemas que las integran.

La derivación.

Consiste en añadir un afijo a la raíz de una palabra para formar otra nueva. Es un procedimiento muy productivo en español.

Si el afijo está al comienzo, se denomina prefijo; si está en medio, interfijo o infijo; y si está al final, sufijo.

La inmensa mayoría de los afijos del español son de origen griego o latino.

El conjunto de palabras relacionadas que tienen un origen común y comparten la misma raíz se denomina familia de palabras. Así, por ejemplo, bandera, banderilla, abanderar, etc., pertenecen a la misma familia de palabras.

La composición.

Es un procedimiento de formación de palabras que consiste en unir dos o más raíces o palabras: saca + corchos = sacacorchos; agrio + dulce = agridulce

Las palabras que se forman mediante composición se denominan palabras compuestas.

Las palabras que se unen para formar una palabra compuesta pueden ser de muy diversos tipos.
Tipos de palabras compuestas

Hay que distinguir distintos tipos de compuestos según el grado de fusión de las palabras que lo han formado:

La parasíntesis.

Las palabras parasintéticas contienen un prefijo y un sufijo que se unen simultáneamente a la raíz de otra palabra: entronizar (de en + trono + izar); es decir, que no existen previamente ni entronar ni tronizar.

También son parasintéticas las palabras compuestas a las que se une un sufijo: barriobajero (de barrio + bajo + ero).


Tomado de Kalipedia.

Conceptos básicos de Semántica.

El significado

El léxico de una lengua es el conjunto de palabras que una comunidad de hablantes comparte para identificar o referirse a los elementos de la realidad.

El léxico es fruto de un acuerdo colectivo de los hablantes de una misma comunidad lingüística.

Cada palabra está constituida por dos elementos:

Una expresión o significante
aula
Un contenido o significado «sala en la que se dan clases»

Significado denotativo.

Las palabras tienen un significado léxico o gramatical, que es el que registran los diccionarios. Ese significado objetivo, que comparten todos los hablantes, se conoce como significado denotativo. Por ejemplo, el significado denotativo de aire es el de «masa gaseosa que envuelve la Tierra».

Significado connotativo.

Junto al significado denotativo, las palabras pueden tener otros significados que suelen guardar relación con lo que ese término sugiere o evoca a cada persona: alegría, nostalgia, furia... Ese significado subjetivo se conoce como significado connotativo. Por ejemplo, la palabra aire puede significar para unas personas «vida», «libertad», etc., y para otras, «desorden», «frío», etc.

Fenómenos semánticos.

Entre las relaciones que se establecen entre las palabras y sus significados están la polisemia, la homonimia, la sinonimia y la antonimia.

Polisemia.

Cuando una palabra tiene varios significados, se dice que es polisémica. Por ejemplo, el término sierra significa, entre otras cosas, «cordillera de montañas» y «tipo de herramienta».

La mayoría de las palabras son polisémicas, por lo que, a menudo, para interpretarlas correctamente el hablante debe tener en cuenta el contexto y la situación.

Homonimia.

Dos palabras son homónimas cuando, siendo distintas, se escriben o se pronuncian igual. Así ocurre, por ejemplo, con jota («nombre de letra») y jota («nombre de baile»), o con sabia («mujer con muchos conocimientos») y savia («jugo que proporciona alimento a las plantas»).

Sinonimia.

Las palabras que nombran una misma realidad y, por tanto, expresan un mismo significado son palabras sinónimas, como profesor o maestro.

En la sinonimia o semejanza de significados se pueden distinguir dos grados: la sinonimia total y la sinonimia parcial.


Sinonimia total Algunas palabras son sinónimas siempre. Sin embargo, estos casos de sinonimia total son muy poco frecuentes, ya que es muy difícil que dos términos sean intercambiables en todos los contextos. Este veneno es letal. Este veneno es mortífero.
Sinonimia parcial Lo más habitual es que dos palabras sean sinónimas en alguno de sus significados, pero no en todos; es lo que se conoce como sinonimia parcial. Mi labor consiste en coordinar los distintos departamentos.
Mi faena consiste en coordinar los distintos departamentos.

En muchas ocasiones dos palabras se consideran sinónimas, pero no intercambiables. No es indiferente usar una u otra de estas palabras en un mensaje dado, porque las palabras tienen distintas connotaciones, distintos valores afectivos.

Antonimia.

Los términos que dan nombre a realidades opuestas y, por tanto, expresan significados contrarios son palabras antónimas, como miedo y valor.

La oposición de significados o antonimia puede ser de varias clases:


Antónimos binarios Dos términos son antónimos binarios si son totalmente incompatibles.
sano/enfermo,
encendido/apagado,
muerto/ vivo
Antónimos inversos Dos términos son antónimos inversos o recíprocos si al sustituir uno por otro es obligatorio cambiar el orden sintáctico en que aparecen las cosas o personas relacionadas.
suegro/yerno,
comprar/ vender,
mayor que/menor que,
delante de / detrás de
Antónimos de grado Los antónimos de grado representan los extremos opuestos de una escala en la que pueden aparecer ordenados gradualmente otros significados. en frío-fresco-tibio-cálido-caliente, las palabras frío y caliente son antónimos

Campo léxico.

Es el formado por las palabras que están relacionadas con un mismo tema. Por ejemplo, en el caso de la música:



Campo semántico.

Es el formado por aquellas palabras de la misma categoría -sustantivos, adjetivos, verbos...- que comparten un significado común, pero que se diferencian unas de otras por un rasgo significativo. Por ejemplo, taburete y silla forman parte del campo semántico asiento.

Rasgos comunes Rasgos diferenciadores
taburete [asiento] [individual] [con patas] [sin respaldo] [sin brazos]
silla [asiento] [individual] [con patas] [con respaldo] [sin brazos]


Tomado de Kalipedia.

La diversidad lingüística.

Lengua oral y lengua escrita.

Rasgos de la comunicación oral:

Rasgos de la comunicación escrita:


Extractado de Kalipedia.

Registros lingüísticos.

Así se denomina a la modalidad expresiva que emplea un hablante en una situación comunicativa concreta.

Es muy importante adecuar el registro a la situación comunicativa. Por lo tanto, debemos tener en cuenta:


Características principales
(esquema adaptado del de Lourdes Domenech)

LENGUA CULTA LENGUA COLOQUIAL  JERGA
DEFINICIONES  
Variedad del lenguaje con un alto grado de formalidad. Se emplea en un contexto informal, familiar y distendido. Es la que, independientemente de la profesión o estatus social del hablante, se utiliza en la conversación natural y cotidiana. Es la variedad más utilizada de la lengua Lengua especial de un grupo social o laboral diferenciado, usada por sus hablantes sólo en cuanto miembros de ese grupo social.
ORDEN Y ESTRUCTURA DE LA INFORMACIÓN  
  • Discurso fluido y continuo
  • Expresión prolija de contenidos
  • Discurso ordenado y estructurado
  • Discurso discontinuo (interrrupciones) y falta de fluidez expresiva
  • Expresión insuficiente de contenidos
  • Cierto desorden estructural
LÉXICO  
  • Amplios recursos léxicos sobre todo para expresar conceptos abstractos y para destacar matices y cualidades (adjetivación)
  • Vocabulario específico (técnico-científico, humanístico-literario)
  • Pobreza léxica. Uso de palabras comodín ("cosa", "hacer")
  • Uso restringido del léxico. Abundantes repeticiones. Muletillas y frases hechas.
  • Vocabulario que sólo conoce el grupo al que da cohesión. Quien entra en el grupo está obligado a aprender dicho vocabulario.
  • El ocultismo del vocabulario tiene diversos grados.
  •  La jerga juvenil se caracteriza por: 
    • uso de palabras comodín ("colega"),  
    • neologismos, 
    •  apócope ("mates"), 
    •  extranjerismos ("body").
CONSTRUCCIÓN DE LA FRASE  
  • Precisión en la ordenación sintáctica de la frase
  • Empleo correcto y variado de nexos gramaticales (conectores oracionales, organizadores del discurso)
  • Predominio de la subordinación

 

  • Tendencia a la sencillez en la ordenación sintáctica de la frase
  • Omisión de elementos sintácticos que se suplen con sobreentendidos, con ayuda del código no verbal.
  • Uso reducido de los nexos gramaticales
  • Escaso empleo de la subordinación
   
     

La norma, el lenguaje culto y el lenguaje vulgar.

Lengua estándar y norma.

Por lo general, una de las variedades de la lengua se considera más prestigiosa que las demás y acaba imponiéndose en el uso culto. A esa variedad la llamamos lengua estándar.

La lengua funciona como un modelo para toda la comunidad y en ese sentido sirve como referencia a todos los hablantes. Es, además, una fuente primordial para fijar la norma, es decir, el conjunto de usos lingüísticos que se consideran correctos.

Características de la norma.

Lenguaje culto.

Lenguaje culto es la modalidad lingüística que utiliza de manera perfecta la morfosintaxis y el léxico de una lengua. Se manifiesta más claramente en la escritura y se encuentra, sobre todo, en textos literarios y científico-técnicos. Es el mejor para expresar pensamientos complejos y transmitir conocimientos. Funciona como modelo de corrección para los demás niveles y garantiza la unidad del idioma.

Características:

Lenguaje vulgar.

El lenguaje vulgar viene determinado por la deficiente formación lingüística de los hablantes, ya que el desconocimiento de la norma origina múltiples incorrecciones, llamadas vulgarismos, que afectan a todos los planos del lenguaje (pronunciación, ortografía, vocabulario y sintaxis). Algunos de los más frecuentes son:

Extractado de Kalipedia y Proyecto Cíceros.

La diversidad lingüística de España.


España es, como otros muchos Estados, un país en el que conviven varias lenguas: en todo el territorio se habla castellano; y en amplias zonas del norte y el este peninsular se habla, además, otra lengua. Esta diversidad lingüística, que se ve reconocida y amparada por la Constitución y por los Estatutos de Autonomía de Galicia, País Vasco, Comunidad Foral de Navarra, Cataluña, islas Baleares y Comunidad Valenciana, se manifiesta de hecho en la existencia, junto al castellano, de tres

Lenguas co-oficiales.

Éstas se caracterizan bien porque ya existían antes de la invasión de España por los romanos (euskera), bien porque -como el castellano- derivan directamente del latín (gallego y catalán).

El vasco, llamado también euskara, euskera o vascuence, se habla en el País Vasco, en la zona noroccidental de Navarra y en el suroeste de Francia. El número de hablantes del vasco ronda los seiscientos cincuenta mil, bilingües en su práctica totalidad.

El vasco es la única de las lenguas prerromanas que sobrevivió al empuje del latín. Durante siglos, la lengua vasca ha estado confinada a un uso rural y familiar. La fragmentación en múltiples variedades o dialectos, el uso fundamentalmente coloquial y la carencia de una norma común han impedido durante mucho tiempo el asentamiento de la lengua vasca como medio de comunicación y de cultura. Esta situación empezó a cambiar en los años sesenta del pasado siglo, con el establecimiento del euskara batua («vasco unificado») como variedad normativa, base de la enseñanza y del uso formal de la lengua.

El gallego se habla en Galicia y en algunas zonas limítrofes de León, Zamora, Asturias y el norte de Portugal. Se calcula que actualmente hablan la lengua gallega unos dos millones y medio de personas, que son en su mayoría bilingües.

Aunque en la Edad Media el gallego se consideraba lengua especialmente apta para la poesía, pronto se abandonó como lengua literaria y quedó restringido a usos familiares y rurales.

Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando se produjo una reivindicación del uso del gallego como lengua de cultura, con figuras como Rosalía de Castro y Manuel Curros Enríquez, principales representantes del movimiento denominado Rexurdimento. En la actualidad, el gallego se halla asentado en la Administración pública, los medios de comunicación y la enseñanza. En 1983 se promulgó la Lei de Normalización Lingüística, que promueve su uso en todos esos ámbitos.

El catalán se habla hoy en Cataluña, la Comunidad Valenciana (donde se denomina valenciano o lengua valenciana de forma oficial), las islas Baleares, una franja al este de Aragón, algunas zonas del sureste de Francia, el Principado de Andorra y la ciudad de Alguer, en Cerdeña. Cuenta en la actualidad con unos siete millones de hablantes, casi todos ellos bilingües.

Durante la Edad Media se produjo tanto en Cataluña como en Valencia una brillante literatura en lengua catalana. Pero en el siglo XV comenzó una época de decadencia para el catalán literario, que fue quedando relegado a ámbitos familiares o locales, mientras el castellano se convertía en la lengua de uso en situaciones formales.

En el siglo XIX surgió con fuerza un movimiento de defensa de la lengua y la cultura catalanas, la Renaixença, que dio inicio a una nueva etapa de florecimiento literario que se mantiene en la actualidad.


Extracto de Las lenguas de España (Kalipedia).

Dialectos del castellano.


Los dialectos son variedades de una lengua que no han alcanzado un grado suficiente de diferenciación con respecto a la lengua de la que proceden.

En España se puede distinguir dos grandes zonas dialectales:

La modalidad lingüística andaluza.

Rasgos fonético-fonológicos:
Rasgos morfológicos:
Rasgos léxicos:

Se denomina como léxico andaluz el conjunto de elementos léxicos de la lengua española que se utilizan en la modalidad andaluza con especial frecuencia y significado o de manera exclusiva. Destacan las creaciones locales del habla popular: búcaro “botijo”, zarcillos “pendientes”, etc.

Vulgarismos:


Extracto de El andaluz, de Amparo Torres Panchón.

Puedes ampliar información sobre La diversidad lingüística de España en el Proyecto Cíceros.