3. Subsectores Agrarios 


La agricultura La ganadería La Silvicultura La pesca

3.1 La agricultura.

    La agricultura es el subsector agrario dedicado a la producción de alimentos y materias primas a partir del cultivo de la tierra. Existen tres focos independientes donde se supone que surgió la agricultura, Oriente Medio, Lejano Oriente y América. El foco a partir del que se extendió la agricultura a Europa es el de Oriente Medio, cuyo origen habría que datarlo entorno al año 10000 a.C. El paso de la recolección al cultivo, y de la caza al pastoreo en el caso de la ganadería, se debió a una conjunción de factores que obligaron al hombre a implicarse en la producción de su propio alimento. Posiblemente en aquella época se diera un cambio climático, aumentándose las temperaturas, y por tanto disminuyendo la disponibilidad de alimentos silvestres. Por otra parte es posible que la población aumentara de una manera importante, por lo que se hacían necesarias mayores cantidades de alimentos. En esa zona existían cereales silvestre, y abundante agua, por lo que se daban las condiciones oportunas para el surgimiento de los cultivos.

    Junto a la aparición de los cultivos se dieron otra serie de cambios sociales y económicos, como el sedentarismo (la población se asienta en un lugar definitivo), la aparición de actividades artesanales (como la alfarería o la cestería, debido a la demanda de objetos para almacenar el grano y otros alimentos), la vivienda construida, el comercio, la organización social (surgida para realizar los repartos de grano y organizar la explotación). Todos estos cambios tan importantes en la historia de la humanidad son lo que se denominan Revolución Neolítica, que posibilitó el crecimiento de la población.

    Las principales características de la agricultura ya han sido tratadas en las páginas anteriores al estudiar los paisajes rurales, puesto que al ser la principal actividad del mundo rural, es uno de los principales agentes transformadores del medio. En las líneas que siguen se tratarán los principales problemas que afectan al sector agrario hoy en día.


    Uno de los principales problemas que existe en la agricultura es el de la comercialización de los productos agrarios. El agricultor está en el inicio del proceso productivo, y desde que vende su cosecha hasta que llega al consumidor han pasado por múltiples intermediarios, que hacen subir el precio e influyen en las decisiones del agricultor sobre que sembrar, como hacerlo, que calidad de producto se requieren, etc. El agricultor recibe un porcentaje muy bajo del precio final, sin embargo es el que mayores riesgos está asumiendo en todo el proceso. Por otra parte los costes que ha de asumir son muy altos y crecientes, tecnificación de la explotación, simientes mejoradas, fertilizantes y abonos, plaguicidas, etc

Circuito comercial

Ilustración 10. Circuito comercial en el que el agricultor es el primer eslabón. El precio del producto se va incrementado debido al paso por múltiples intermediarios hasta que llega al consumidor.

    Otro problema importante para la agricultura es resultado de la evolución demográfica del mundo rural, en los que la población joven emigra en busca de mejores condiciones de vida hacia la ciudad. Este proceso que es conocido como éxodo rural, provoca un envejecimiento de los agricultores, lo que dificulta las transformaciones del sector.

    La degradación de la naturaleza es una cuestión que puede disminuir la producción agraria. Los principales problemas se centran en la erosión y en los relacionados con el agua y son debidos en gran parte a las malas actuaciones humanas, como irrigación incorrecta, sobrepastoreo, cultivo incorrecto de laderas (sin terrazas), talas masivas de árboles, uso excesivo de aguas subterráneas, contaminación por uso abusivo de productos químicos, etc.

    La deficiente estructura agraria es otro de los problemas que afectan actualmente a la agricultura moderna. La existencia de minifundios no hace rentable la introducción de maquinaria, y la producción por persona es antieconómica. Los latifundios sin embargo, son rentables económicamente, pero no socialmente, pues existen pocos propietarios y muchos asalariados, y con la introducción de maquinaria se contrata menos manos de obra. Por lo tanto lo ideal sería una estructura de la propiedad de tamaño medio que sean rentables económicamente y den empleo al máximo de población.

    Para solucionar los problemas de la agricultura y la ganadería, tradicionalmente se vienen proponiendo desde los diferentes gobiernos las denominadas Reformas Agrarias que son políticas orientadas a la transformación de las estructuras agrarias y la modernización de la agricultura con el fin de garantizar al campesino un nivel de vida adecuado. Históricamente las reformas agrarias han venido siendo la expropiación de tierras a los grandes propietarios y el reparto de las mismas entre el campesinado (bajo el grito de “La tierra para el que la trabaja”). Actualmente se entiende por reformas agrarias un conjunto de medidas entre las que se encuentran: la inversión de capital en el sector agrario (mediante la inversión directa de los estados, a través de créditos blandos a los campesinos, reducción de impuestos, etc.); mejoras en la rentabilidad de las explotaciones, fomentando la mediana explotación a través de concentraciones parcelarias (intercambios de parcelas entre propietarios para unificar en un mismo lugar la explotación de cada uno), fomentando el cooperativismo (poniendo en común los medios de producción, comercialización del producto, etc.), mecanizando y tecnificando el campo, etc.; reinversión de las ganancias en el campo procurando que existan los mínimos intermediarios posibles, creando las industrias transformadoras en el propio medio rural, que den empleo y fijen la población al territorio; mejora del nivel de vida rural, procurando la implantación de los servicios básicos en el mundo rural (sanidad, educación, telecomunicaciones, etc.).

Concentración parcelaria

Ilustración 11. Ejemplo de Concentración parcelaria. Los propietarios (representados con letras en el gráfico) disponen de parcelas distribuidas por el territorio, distanciadas unas de otras. Con la concentración parcelaria, se realizan intercambios entre propietarios con el fin de que todos mantengan la misma superficie pero con parcelas colindantes, lo que facilita el trabajo, aumentado la producción de la explotación.

3.2 La ganadería.

    La ganadería es el subsector agrario dedicado a la cría de animales para la producción de alimentos y materias primas. Además de la carne, del ganado se obtiene leche (vaca, oveja, cabra) para beber o transformarla en quesos u otros productos lácteos (mantequilla, yogurt...), huevos, cuero, lana, plumas, etc.

    La explotación ganadera, al igual que la agrícola puede ser extensiva (la producción del ganado se basa en un tamaño grande de la explotación, donde pastan libremente y se utiliza poca mano de obra) e intensiva (cuando el ganado se cría estabulado en granjas, utilizando modernas tecnologías para aumentar la producción).

    La principal distinción que se hace en la ganadería es según el grado de desarrollo tecnológico que se aplica a la producción. Así, al igual que vimos en el caso de la agricultura, existe una ganadería tradicional en la que el ganado criado se utiliza para el autoconsumo, y una agricultura moderna donde domina el mercado.

    Dos son las formas principales de la ganadería tradicional: el nomadismo, que se caracteriza por desplazamientos continuos de los pastores y sus familias junto al ganado en busca de  pastos, agua, o mercados, en los países del norte de África, Próximo Oriente, Mongolia, etc. Estos grupos de población no tienen residencia fija.; el segundo tipo de ganadería tradicional es la trashumancia en la que se dan desplazamientos estacionales de los pastores y sus rebaños en busca de pastos. La diferencia entre ambas es que en la trashumancia los pastores si tienen una residencia fija aunque temporalmente (durante unos meses) la abandonen para guiar a los rebaños a zonas de pastos. Puede ser de larga distancia (Sur en invierno a norte en verano) o corta distancia (el valle en invierno a la alta montaña en verano).

3.3La producción forestal.

    La producción forestal es el menos estudiado de los subsectores agrarios, pero de una indudable importancia económica como productor de materias primas para la industria. Su principal actividad consiste en la explotación de los bosques para la extracción de madera que servirá para la construcción, fabricación de muebles o elaboración de papel. Tradicionalmente el arbolado forestal ha sido utilizado para la producción de leña para el autoconsumo y carbón vegetal. Dependiendo del tipo de bosque, además de madera o leña, se pueden obtener otros productos, como corcho (del alcornoque), resinas, etc.

3.4 La pesca.

    La pesca es el subsector del primario cuya actividad consiste en la captura de peces y otros animales acuáticos para su posterior consumo, bien como alimento, o como materia prima para diversas industrias (harineras, piensos, etc.). Se diferencia entre pesca continental, que es aquella que se realiza en aguas dulces (ríos y lagos) y pesca marina, la realizada en mares y océanos. Así mismo se diferencia la pesca deportiva, cuyo objetivo es la diversión, de la industrial, cuyo objetivo es la captura de pescado para la comercialización. La pesca marina, es sobre todo pesca industrial, ya que casi todas las extracciones se realizan con fines comerciales, al contrario que la continental, que es más bien deportiva.

    La pesca marina se lleva acabo sobre los caladeros o bancos de peces, que son lugares donde se concentran grandes cantidades de pescado debido a las características del lugar. Fundamentalmente se concentran en lugares donde existe gran cantidad de plancton del que se alimentan, como las plataformas continentales (que son llanuras sumergidas poco profundas en las proximidades a la costa que mantienen unas temperaturas adecuadas), o las zonas de contacto entre corrientes marinas frías y cálidas.

    Según la distancia y las técnicas aplicadas a la extracción de pesca se pueden distinguir tres tipos de actividad pesquera:

    La pesca de bajura es la menos evolucionada de todas, se realiza en pequeños barcos y con técnicas tradicionales, como la caña, el arpón o la red. Este tipo de pesca se realiza en las proximidades de la costa, y en el mismo día se está de vuelta en el puerto para vender el pescado fresco en las lonjas.

    La pesca de altura se realiza con barcos de medio tamaño que suelen salir en pequeñas flotillas, a lugares más alejados del litoral, durando el periodo de pesca unos 10 o 15 días. Utilizan técnicas más modernas para la pesca, y además deben iniciar el proceso de conservación del pescado, mediante la conservación en cámaras frigoríficas, la salazón u otros.

    La pesca de gran altura es la que se practica en los lugares más alejados del continente con barcos de gran tonelajes y técnicas modernas para la localización de los bancos de peces y su posterior captura (teledetección, GPS, etc). Salen a faenar en flotas organizadas con un barco-nodriza o factoría, en el que el resto va descargando diariamente la pesca y allí se inicia el proceso de transformación, limpiado y congelado del pescado, y con los residuos se inicia la fabricación de piensos y harinas. La duración de cada expedición suele ser de varios meses.

Tipos de pesca

Ilustración 12. Tipos de pesca, según la duración de la expedición.



    Para cada tipo de pescado se utiliza una técnica diferente, ya que no todos se encuentran a la misma profundidad. Las principales técnicas pesqueras de altura son el arrastre, consistente en barrer el fondo del mar mediante redes que atrapan todo la que haya a su paso (son por tanto técnicas muy destructivas pero muy productivas); el cerco, que es una red que se tira entre dos barcos rodeando el banco de peces y cerrándolo por el fondo, por lo que quedan atrapados todos los peces que haya entre las dos naves; el palangre que es un cable sostenido por boyas, del que penden anzuelos y es arrastrado por el barco mientras que los peces van picando. Otras técnicas modernas son mediante descargas eléctricas, bombas aspirantes, etc. Para localizar los bancos pesqueros también se utilizan técnicas modernas como el sonar, el radar, la teledetección, uso de helicópteros, etc.


Pesca de arrastre Pesca de cerco Pesca de palangre

Ilustración 13.
Diferentes técnicas de pesca. A. Arrastre. B. Cerco. C. Palangre.

Entre los problemas que sufre el subsector pesquero, destaca el de la sobrepesca, que es la superexplotación de los recursos marinos, y esto provoca la disminución de la pesca, pues se impide el normal crecimiento y reproducción de los peces. Para poner fin a estas dificultades a nivel internacional se han llegado a acuerdos para usar redes de malla ancha (que posibilite a las crías escapar de la red), fijar vedas (periodos de tiempo en los que se prohíbe pescar para la recuperación de los caladeros), y cuotas de pesca (número máximo de toneladas por especie que pueden pescar cada país). También se lanzan campañas publicitarias dirigidas a los consumidores para evitar el consumo de los alevines.

Otro problema que afecta a los principales países pesqueros del mundo, es la ampliación progresiva de las aguas jurisdiccionales (espacio marino de exclusividad económica que rodea a cada país). Este espacio, en el que no pueden pescar libremente los barcos de otros países, ha pasado de 3 a 200 millas en los últimos años. Los barcos que hasta la ampliación de las aguas jurisdiccionales faenaban en esas zonas han tenido que buscar nuevos caladeros alejados de las costas. Los pesqueros españoles se han visto muy afectados por ello.

Las largas campañas de pesca, la modernización de los barcos para aumentarles la capacidad, etc. hace que se necesiten grandes inversiones que no todos los patrones pueden afrontar, por lo que esta desapareciendo la pesca tradicional, concentrándose la propiedad de los barcos en grandes empresas pesqueras que intentan realizar todo el proceso productivo desde la pesca hasta la transformación, y comercialización, para maximizar los beneficios

Para hacer frente a la demanda de pescado, abaratando costes surgió en los años 50 la cría industrial de peces tanto de agua dulce como salada, denominada acuicultura. Realizada en las piscifactorías, en la actualidad aporta más de la quinta parte del pescado consumido.

Ir hacia arriba

Volver a la página anterior