2. Población y recursos.

    Cuando relacionamos la población con los recursos de los que disponen para su alimentación y desarrollo como sociedad, nos encontramos con situaciones muy diversas que reflejan la aptitud de ese territorio para mantener a ese grupo poblacional (Gráfico 2). Así tenemos varias posibilidades:

a) Optimo de población: es el número ideal de habitantes que un territorio puede mantener con los recursos económicos producidos en ese lugar.

b) Superpoblación: El número de habitantes de un territorio es más elevado del que se puede mantener con los recursos de ese lugar. Como resultado de este desequilibrio en estos espacios se dan hambrunas, epidemias y gran mortalidad tanto general como infantil y escasa esperanza de vida, así como procesos emigratorios que intentan equilibrar la población a los recursos. Por otra parte se intenta explotar al máximo las tierras con lo que acaban agotándose e incrementando los problemas anteriores.

c) Subpoblación: el territorio esta poblado por menos habitantes de los que podrían alimentarse y vivir de manera adecuada en ese lugar. En este caso se dan los fenómenos contrarios, esto es, inmigración. La escasez de mano de obra hace llegar a grandes contingentes poblacionales a esos lugares

Gráfico 2
Gráfico 2. Relación entre la población y los recursos producidos en el territorio habitado.

El umbral para considerar si un territorio tiene el óptimo de población o si bien esta subpoblado o superpoblado, varía según las circunstancias históricas y los avances técnicos que permitan aumentar los recursos producidos en ese territorio. Así pues, cuando han existido grandes avances técnicos a lo largo de la historia, este umbral ha variado, y se han producido aumentos de población conformes a él. Esto lo podemos comprobar en dos momentos históricos en los que se produjeron grandes avances técnicos, como fueron durante la Revolución Neolítica y durante la Revolución Industrial, momentos en los que se aumentó la producción de recursos y por lo tanto se pudo alimentar a una mayor población, que creció rápidamente.